Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 21 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

La reforestación de la sierra de Loja logra reunir a cerca de 300 personas en una gran jornada de concienciación

Bajo el eslogan 'Un corredor, un árbol', el deporte y el respeto al medioambiente se unen en una actividad familiar que consigue plantar un millar de árboles

En Breve Se Acometará La Instalación De Las Pantallas Acústicas. Foto: Corto

Unas 300 personas participaron en la mañana de ayer sábado en la reforestación organizada por el Club ‘Mala Cara Running’ de Atletismo y el Ayuntamiento en la sierra de Loja. El objetivo era realizar una plantación de árboles, en concreto de chaparros, en la conocida zona de ‘Las Zorreras’, que se vio seriamente afectada hace años a consecuencia de un incendio. Así, a lo largo de la mañana se llegaron a plantar aproximadamente un millar de estos árboles.

Bajo el eslogan ‘Un corredor, un árbol’, la iniciativa buscaba implicar a pequeños y mayores, familias enteras en una jornada de concienciación medioambiental que pretendía acercar a los más jovencitos la importancia del respeto y el cuidado de la naturaleza, a la par que realizar una actividad deportiva que permitiera introducir también a los más pequeños en el atletismo. De hecho, en torno a 120 fueron los niños y niñas que participaron en unas carreras que se organizaron por parte del club Mala Cara, quienes corrieron diferentes distancias -500 y 1.200 metros- en función de la edad.

Y es que, en especial, la jornada buscaba implicar a los habituales participantes en la conocida prueba lojeña ‘Abades Stone Race’, conocedores ya de la sierra lojeña y de la zona y habituados a este espacio. En este caso, la intención era que fueran sus propios hijos quienes protagonizaran esta original reforestación. Para ello, desde la organización ya se habían preparado unos 1.000 árboles y, previamente, se había dejado preparado el terreno para la acción.

Tras quedar en la ‘Casa del Guardamontes’, los participantes acudieron realizando senderismo hasta la zona de la reforestación. Allí se pudo ver cómo todos, pequeños y mayores, se afanaron para completar esta plantación, de cuyo cuidado, a partir de ahora, se encargarán los miembros del club ‘Mala Cara’, que se han comprometido a llevar a cabo una serie de riegos en la zona, con el objetivo de que, en un futuro, este espacio, que hoy muestra una imagen de escasa vegetación, pueda lucir esa frondosidad que se busca con la causa.

Tras esta acción, la actividad siguió, a continuación, con un desayuno para los participantes para recuperar fuerzas, especialmente por parte de los más pequeños. Y es que a estos últimos todavía les quedaban nuevos esfuerzos a realizar con las pruebas deportivas que se habían diseñado. Desde los más pequeños, con apenas 4 años de edad y hasta los más creciditos, fueron realizándose varias carreras por edades, que hicieron las delicias de todos sus familiares, quienes fueron alentando en su discurrir a los menudos atletas. Para todos ellos era su primer ‘mini trail’ con distancias entre 500 y 1.200 metros, aproximadamente y, lo cierto, es que demostraron que hay cantera en el atletismo por detrás de los actuales ‘mala caras’.

Tanto desde el club organizador como desde el Ayuntamiento lojeño, se mostraban muy satisfechos por la iniciativa que, según anunciaron, seguirá repitiéndose con nuevas acciones.

En esa línea, el presidente del Club Mala Cara Running, Antonio García, mostró su satisfacción por el resultado de la iniciativa “porque la gente ha respondido y hemos tenido un buen día, se han plantado casi todos los árboles y ahora sólo resta esperar que agarren y el tiempo acompañe para ello. En cualquier caso -continuó- nosotros nos hemos comprometido a realizar a lo largo del año varios riegos para ayudar a ello”.

Según García se ha conseguido el objetivo que se perseguía, “por un lado acercar a las familias a la montaña el medio natural y que se concienciaran de la importancia de cuidar el medioambiente y, por otro lado, animar a la práctica del deporte, así que pienso que se ha conseguido”.

Por su parte, el concejal de Deportes y de Servicios y Mantenimiento, José Antonio Gallego, destacó el millar de ejemplares que se habían preparado para esta reforestación y anunció que, a partir de ahora se llevará a cabo un mantenimiento, así como la intención de llegar a cabo nuevas acciones”.

Por último, el alcalde lojeño, Joaquín Camacho, destacó que “se trata de una actividad ejemplar que siempre vamos a promocionar desde el Ayuntamiento en colaboración de las iniciativas que vienen de los clubes deportivos, que son ejemplo de participación y que suponen el modelo de gestión pública que queremos desarrollar, que es la participación de los ciudadanos y, además implicando a familias enteras, desde los más pequeños hasta los mayores”.

El primer edil se refirió también a las dos vertientes de la actividad: la medioambiental, con la reforestación de la sierra de Loja, y la deportiva, con las carreras que se realizaron a continuación. Por todo, ello, Camacho felicitó a los miembros del club Mala Cara, así como al personal del Ayuntamiento que se ha implicado en la acción.

Deja un comentario