Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 21 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

ADIF admite que no comunicó al Ayuntamiento el cambio del proyecto del AVE incluyendo la demolición de la Estación Vieja

La empresa pública se inhibe en la reconstrucción del edificio, mientras el consistorio prepara informes técnicos y jurídicos, y confía en el sí del Ministerio

Casero, Junto A Los Lojeños Que Han Realizado El Encierro Por El Fin De La Guerra. Foto: Cedida

El presidente, Juan Bravo, y la directora general de Explotación y Construcción de ADIF, Isabel Pardo, han aceptado ante el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, que no hubo comunicación con el consistorio lojeño cuando, una vez finalizado el periodo de alegaciones, se cambió el proyecto inicial de 2014, incluyendo un apartado en el que se establecía la demolición de la Estación Vieja de Loja.

La aceptación de esta falta de comunicación supone, sin duda, un importante elemento a tener en cuenta por el Ayuntamiento en su pretensión de que el edificio derruido sea reconstruido con su fisonomía histórica y sea utilizado como espacio sociocultural para disfrute de todos los lojeños.

Sin embargo, la Administradora de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), dependiente del Ministerio de Fomento, se ha inhibido en la petición formulada ayer lunes por el regidor para que sean responsables de su nuevo alzado.

Efectivamente, ayer se mantuvo en Madrid una reunión al máximo nivel a la que asistían el alcalde y su primer teniente de alcalde, responsable de Urbanismo, Joaquín Ordoñez, junto a los ya citados representantes de la empresa pública y los técnicos responsables del proyecto de adecuación del trazado de Loja a la alta velocidad.

En declaraciones a su regreso, Camacho ha informado de que el encuentro tenía como principal objetivo exigir explicaciones a la cúpula de ADIF y plantear la reconstrucción del antiguo apeadero de 1866. La reunión se llevó a cabo, indica el alcalde, en un tono cordial aunque, “manteniendo el todo momento las justas reivindicaciones del pueblo lojeño, representado por su gobierno municipal, para restañar el daño hecho con el derribo de la estación”.

Por su parte, la dirección de la sociedad pública ha asegurado que no pueden construir una estación que no va a ser utilizada como tal, puesto que ya se ha alzado un nuevo edificio junto al antiguo, y que esa posibilidad se escapa de sus competencias, correspondiendo, por tanto, directamente al Ministerio de Fomento una decisión de esa envergadura.

Ante esta respuesta “algo que ya presumíamos”, comentaba el alcalde esta misma mañana, toda la carga se trasladará al ministerio que dirige Iñigo de la Serna y en ese contexto se está a la espera de que se fije una cita en Madrid.

Mientras tanto, el ejecutivo local ya ha dado instrucciones a sus departamentos técnico y jurídico para que redacten los informes correspondientes por si ha de iniciarse un proceso reivindicativo de manera oficial y/o jurídica. Joaquín Camacho ha pedido igualmente al ingeniero municipal que compruebe que no se han cometido otras actuaciones que no estuviesen previstas en el proyecto original y se hubiesen modificado posteriormente, “a fin de tener la certeza de que no hay más sorpresas por ahí”, apostillaba el primer edil.

La visita ha servido igualmente para otros objetivos que se llevaban en cartera, tales como la reivindicación de las propuestas efectuadas por el Ayuntamiento en el periodo de alegaciones. En ese sentido han insistido en el paso peatonal elevado que debe construirse en la estación de San Francisco “para evitar la ratonera que significaría un paso subterráneo”, o los correspondientes pasos de Alegrías y La Esperanza.

Así mismo ha preguntado por el ritmo de las obras de la alta velocidad a su paso por Loja, contestándose que van cumpliéndose los plazos establecidos y que podrá llegarse sin problemas a la finalización del proyecto y la puesta en marcha del servicio ferroviario en las fechas anunciadas por el ministro.

Igualmente, el alcalde ha indicado que se han interesado por la posible afectación de un yacimiento iberorromano en Puente Quebrada, tal como ha denunciado el colectivo “AVE sí, pero no así” recientemente, o sobre algunos parajes naturales y fluviales en el entorno de las zonas donde se realizan las obras. En todos los casos, aseguró Joaquín Camacho, desde la dirección de ADIF se ha afirmado que se cumplen escrupulosamente lo requerido en los estudios medio ambientales del proyecto.

Por último, el alcalde dice ser optimista ante la respuesta que habrá de dar Fomento para la reconstrucción de la Estación Vieja y espera que todo transcurra de la mejor manera para los vecinos y la ciudad de Loja “que siempre estarán por encima de las siglas o los intereses políticos”; y manifestó su deseo de que las obras finalicen cuanto antes y no se penalice más a la provincia de Granada y a Loja en particular, con el tiempo que lleva clausurado el tráfico de trenes por esta línea.

Deja un comentario