Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 21 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Suben la tasa de agua potable y alcantarillado por primera vez desde 2012

El equipo de Gobierno se ve obligado a esta modificación "para compensar las pérdidas de Gemalsa, ya que el servicio de llevar el agua cuesta más de lo que se recauda". La subida se hace de forma progresiva

El Pasado Lunes Hubo Sesión Plenaria En El Ayuntamiento De Loja. Foto: P. C.

La sesión del Pleno de la Corporación de este pasado lunes aprobó una modificación de las tasas de agua potable y alcantarillado, lo que supondrá una subida de las mismas. El alcalde, Joaquín Camacho, expuso durante la sesión las causas que llevan a plantear esta subida, que justificó en que lo que cuesta el servicio a Gemalsa supera lo que se recauda para poder llevar dicho servicio a los ciudadanos.

El primer edil aseguró durante su intervención que “el suministro de agua potable y saneamiento es una prioridad y somos conscientes de la problemática que tiene y por eso hemos pretendido realizar actuaciones de inversión en distintos espacios, especialmente en pedanías como Riofrío, La Fábrica o la venta del Rayo. Desde 2012 no se modifican las tasas del agua y por eso hemos solicitado a Gemalsa que haga un estudio de la realidad del servicio para ver lo que nos cuesta y cuánto ingresamos por el mismo. Si nos cuesta llevar el agua con cierta calidad y unos parámetros básicos un dinero que no tenemos, supone que Gemalsa incurre en pérdidas para todos los lojeños”.

El alcalde señaló el problema que supone contar con un una red obsoleta y antigua. “Nos preocupa eso y el coste que supone llevar el agua a las casas. Loja como municipio tiene mucha agua, pero en unas cotas más bajas de donde está la población y necesitamos bombear el agua para que llegue a las casas de todos los vecinos y eso supone decenas de bombas que funcionan con electricidad”. Según Camacho “hoy Gemalsa está pagando el doble de lo que pagaba a Endesa para llevar el agua con los motores a la población. Cerda de 650.000 euros van para pagar la luz que consumimos para poder bombear el agua y que llegue a los lojeños y luego ese agua debe estar depurada y tratada y eso supone 114.000 euros y el gasto de personal, principalmente fontaneros, supone cerca de 1 millón de euros al año. Esto suma cerca de 2 millones de euros y un 25% va para pagar la luz”, informó el alcalde, quien añadió que “con las tasas actuales la empresa tiene pérdidas, porque gastamos mucho más. ¿Quién paga eso exactamente?, todos y cada uno de los vecinos de Loja a través de nuestros recibos. Además Gemalsa no tiene capacidad económica de inversión porque con lo que se paga no hay ni para costear el servicio. Por eso, podemos decir que si desde 2012 no se tocan los precios del agua, el coste de producción ha subido muchísimo. Pretendemos poder hacer frente a ello”, justificó el alcalde.

Además, otro aspecto a tener en cuenta es que la depuración no se está haciendo al cien por cien. “La Diputación está revisando todas las depuradoras y cuando esté resuelto ese problema, los lojeños vamos a tener que pagar el coste de mantener esas depuradoras en funcionamiento, así que es el momento de actualizar esos precios y que las tarifas sufraguen el coste real de llevar el agua a nuestras casas”.

En concreto, la modificación de la tasa de agua potable va en función de los diferentes bloques y se hace de manera progresiva. “Los bloques de uso doméstico se actualizan intentando incentivar el uso responsable del agua”, dijo el alcalde. Así que el primer bloque, que antes estaba entre 0 y 20 metros cúbicos, se parte en tres bloques, con un primero de 0 a 5 metros cúbicos. Además, se mantienen las bonificaciones de la anterior ordenanza con una bonificación a los pensionistas del 50%, siempre que no superen los tres primeros bloques. También habrá bonificaciones a las familias numerosas y personas que no tengan recursos suficientes siempre que lo acrediten. Por tanto, se hace una adaptación de las tarifas, pero se mantienen las bonificaciones a los colectivos más desfavorecidos.

La modificación de la tasa del agua potable fue criticada por el portavoz de VOX, Jesús Lobato, quien propuso que en vez de subir tasas, se podría bajar la masa salarial de gasto político. 

No fue así por parte del PSOE, pues su portavoz, Antonio García, entiende que “la subida es inevitable”, aunque dijo no estar de acuerdo con algunos aspectos de la moción. Para el portavoz socialista, “durante 12 años se han mantenido los precios, pero quizás en estos años se podrían haber hecho pequeñas subidas que hubiesen permitido tener liquidez para asumir esas inversiones que no se han podido hacer”. Por eso, dijo que “esta actualización que se quiere hacer ahora se podría haber hecho antes”. Además dijo no estar de acuerdo con los porcentajes de la subida y con los bloques que se han realizado. Según García “un bloque de 0 a 5 metros cúbicos es un bloque en el que la mayoría de los lojeños no van a poder entrar porque es excesivamente pequeño” y añadió echar en falta en los informes que se ha presentado, cuánto va a suponer para los ingresos esta subida. Por otro lado, entiende que la subida a los comerciantes que gastan poco es mucho mayor en relación a los grandes consumidores. Así, cerró su intervención considerando que “siendo necesaria la subida, creemos que no deben ser los pequeños a los que se les suba más, sino que debe hacerse una subida proporcional”. Por eso, anunció su voto en contra a pesar de entender que es necesario ajustar las cuentas de Gemalsa.

El alcalde le respondió asegurando ser un defensor de la progresividad fiscal para que el que menos consuma pague menos y el que más consuma pague más y dijo que eso está reflejado en la nueva tasa. “Hablando de uso doméstico en el bloque 1 de 0 a 5 metros cúbicos, pasa a pagarse a 0,33 euros el metro cúbico; en el bloque 2 de 6 a 10 metros cúbicos a 0,41 euros; y en el bloque 3 de 11 a 26 metros cúbicos, a 0,59 euros, y ya fuera de estos tres bloques, en el cuarto con más de 26 metros cúbicos, a 1,86, es decir, que va subiendo según aumenta el consumo, por lo que sí es progresivo”, aseguró Camacho, quien añadió que “la mayoría de los lojeños está entre el bloque 2 y 3”.

En cuanto al uso industrial y comercial, aseguró que no es cierto que a los pequeños se les cobre más que a los grandes. “El bloque 1 de 0 a 35 metros cúbicos pagarán a 0,59 euros; el bloque 2 de 36 a 60 m3 a 1,10 euros y el que consuma más de 60 m3 a 2,23 euros, por lo que mantenemos también la progresividad”.

El alcalde también contestó a la intervención del portavoz de VOX cuando dijo que en vez de subir las tasas deberían bajarse los sueldos. “El agua se financia a través de Gemalsa, no del Ayuntamiento. Le pido rigurosidad y análisis de los datos”, dijo al representante de VOX.

Por último, dijo que no se han hecho subidas durante los últimos 12 años “porque estamos en contra de la subida de tasas e impuestos y además venimos de unos años muy complicados, con una gran crisis económica y después también con el Covid. Por eso este año hay que hacer sí o sí una adaptación de las tarifas”.

La modificación se aprobó con los votos a favor del PP y en contra del PSOE y VOX.

De la misma manera en cuanto al sentido del voto se aprobó también la modificación de la tasa de alcantarillado.

Dentro también del apartado de Hacienda se aprobó con los votos favorables de PP y VOX y la abstención del PSOE, un reconocimiento extrajudicial de créditos sobre facturas de Emuviloja. Se trata, como explicó el alcalde de pagar unas facturas pendientes de la extinta empresa, que aún tiene diferentes deudas con proveedores y que ahora corresponde satisfacer al Ayuntamiento como responsable solidario de la gestión. En esta ocasión, en concreto se trata de unas facturas pendientes con Restaurante Las Terrazas, por importe de algo más de 10.000 euros, pero Camacho anunció que estas son las primeras facturas y hay otras pendientes, entre ellas con arquitectos por gestiones de más de una veintena de años, cuya deuda supera los  400.000 euros y que habrá que llegar a acuerdos para ir haciendo frente a las mismas. “Conseguimos la liquidación de Emuviloja y reducir la deuda de 6 millones a 2,5, pero ahora empieza el pago de todo lo que se tenía en Emuviloja, que compete al Ayuntamiento”, señaló el primer edil.

El último punto dentro de Hacienda fue la aprobación de un suplemento de crédito financiado con remanente líquido de tesorería por importe de 85.000 euros para poder hacer frente a la subida de los tipos de interés en los distintos préstamos. Esta modificación se aprobó con los votos favorables del equipo de gobierno municipal y la abstención de PSOE y VOX.

Deja un comentario