Descarga gratuita del PDF del periódico

martes, 23 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

‘Cronotopo plegado’, donde el pliegue se convierte en arte

El Pósito acoge estos días una exposición de los artistas malagueños Sabine Huber y Juan Oto

El Tercer Puesto De Jesús López Díaz En Otura Le Ha Valido Ganar El Circuito Provincial Cadete

Las salas de arte de El Pósito acogen estos días la exposición ‘Cronotopo plegado: una dualidad entre la cartografía y el cuerpo’, una propuesta de los artistas Sabine Huber y Juan Antonio Pérez (Juan Oto) en la que el pliegue cobra especial protagonismo, formando obras de arte muy originales. Según explicó Pepa Cano, la comisaria de esta muestra, ambos creadores, licenciados en Bellas Artes, hacen un uso del plegado diferente: Sabine “más informal” y Oto “más matemático”. La primera utiliza elementos como plásticos de invernaderos o alambres oxidados, mientras que el segundo utiliza como ingredientes fundamentales el papel y la papiroflexia. 

Huber y Oto llevan trabajando en estas obras más de una década, tiempo en el que han investigado y probado concienzudamente el pliegue. En el caso de Sabine, tras exponer en países como Alemania, trae al Pósito una colección de obras que nunca han sido expuestas anteriormente. Su trabajo, según explica, nace de “una preocupación por el medio ambiente, por la sociedad tan consumista que tenemos”. De ahí que su soporte fundamental sea el plástico de invernadero que ya no sirve pero que, sin embargo, “tiene memoria, aguarda infinidad de historias que se han vivido debajo de ellos”. Además, los cubos de alambre de alguna de sus obras hacen referencia “a las personas que trabajan en los invernaderos, inmigrantes mayormente, que tienen pocos recursos y que lo pasan mal en muchas ocasiones”. 

En el caso de Juan Oto, su fotofobia es la “culpable” de la originalidad de sus obras. “Esto me hace estar mucho tiempo con los ojos cerrados; el cerebro tiene un mecanismo que provoca que de repente aparezcan puntos de luz”, explica el artista. Precisamente estos puntos de luz “se unen por líneas y forman formas geométricas”, todo un universo que se origina en la mente de este creador y que luego plasma en sus trabajos.  En su colección hay una parte muy personal, pero también queda patente su vertiente de investigador de la técnica del origami y todos sus usos y funcionalidades. 

Para el concejal de Cultura, José Antonio Gómez, es una muestra “muy sugerente” donde se mezcla “el reciclaje”, en el caso de Huber, y “la papiroflexia”, en el caso de Oto. Plásticos abandonados y papel plegado que cobran vida y “nuevo sentido”, según el edil. 

El alcalde Joaquín Camacho incidió en el mensaje que trasladan estas obras, “un consumo responsable” por una parte, pero, sobre todo, historias personales de personas “que dejaron su país, y que han vivido muchos momentos de lágrimas, alegrías y también tensión”.

‘Cronotopo plegado’ se podrá visitar hasta el 17 de diciembre en El Pósito, de martes a viernes de 18 a 21 horas, y los sábados de 10 a 12 h.

Deja un comentario