El corto de loja, Publicidad
Ahora: 11:00 ⋅ 32.7 C ⋅ :21% ⋅ 5.5 Km/h ⋅ :0 mm ⋅ Previsto hoy: / ⋅ Prob. lluvia: % ⋅ +info
Jueves 29 de febrero del 2024
Última actualización 29/02/2024 05:40
Cofrade

San Roque recorre las calles del Barrio Alto como cada 16 de agosto

Durante poco más de tres horas el Santo procesionó por unas calles engalanadas para la ocasión y con un ambiente festivo marcado por el olor a churros y los sorbos de sangría

17/08/2023| CARLOS MOLINA

Llegada de San Roque a la Iglesia de Santa Catalina

La mejor crónica de una tradición es aquella que no presenta novedad con respecto al año anterior. Una ausencia de cambios que no reduce el valor de vivir un evento siempre recordado. La procesión de San Roque fue la procesión de San Roque. Aquella que recordamos de toda la vida. La de calles engalanadas y gentío de vacaciones que disfrutan de barras, terrazas, churros y sangría. 

Tras la Santa Misa, la procesión se inició con algo de retraso. Con el ajetreo típico entorno a su ermita, San Roque inició su salida poco después de las 21:30 horas. Por segundo año se contó con más de una veintena de horquilleros vestidos como tal, con ceñidor y túnica. El acompañamiento musical fue a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores Flor Entre Espinas. 

San Roque entró en las calles principales de su barrio pasando por debajo del túnel. Acompañado de las representaciones de la mayoría de las Hermandades y Cofradías de Loja, la comitiva encaminó el trascurrir por casas cuyos vecinos se agolpaban en la puerta para ver pasar al Santo. Detrás de Él, los Maceros, ejemplificaban la oficialidad de la procesión con la presencia de los representantes de la corporación, en este caso presidida por el primer teniente de alcalde, José Antonio Gómez, por ausencia del primer edil que hoy toma posesión de su acta de Senador en Madrid. 

La procesión fue a buen ritmo, llegando a la Iglesia de Santa Catalina poco después de las 23:30 horas. Como es habitual el Santo encaró el crucero del templo. Como cada año fue un momento emotivo, muy esperado por los vecinos del barrio. Tras ello se pasó por delante de la Peña La Orza, donde la directiva se preparaba para repartir la tradicional degustación de sangría. Hicieron más de 200 litros de esta refrescante bebida. Tampoco faltó en estas calles principales los churros con chocolate. Un ambiente festivo siempre habitual en cada 16 de agosto. 

San Roque encaminó su regresó con el buen caminar de su cuadrilla de horquilleros. Fue poco después de la medianoche cuando los cohetes anunciaban su recogimiento. Una despedida siempre agradecida a un Santo que vela por la salud del municipio desde tiempo inmemorial.