Descarga gratuita del PDF del periódico

miércoles, 22 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Un nuevo convenio permitirá a doce alumnas de Cruz Roja completar su formación en la Residencia de Mayores

Las mujeres beneficiarias podrán realizar estas prácticas no laborales y seguir preparándose de cara al mercado laboral

Un total de doce alumnas de los cursos que imparte la Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Loja podrán completar su formación  trabajando en la residencia de mayores ‘Nuestra Señora de la Misericordia’, tras el convenio firmado entre el Patronato que gestiona el centro residencial y la propia onegé lojeña. De esta forma, estas mujeres podrán prepararse para el mercado de trabajo con estas práctica no laborales.

Con motivo de la firma del convenio, el alcalde lojeño y presidente del patronato de Nuestra Señora de la Misericordia, Joaquín Camacho, destacó que, además de la atención hacia las personas mayores, el centro residencial “también cuenta con otros cauces de colaboración con distintos colectivos y organizaciones, como éste de prácticas formativas no laborales, muy positivo para lojeños y vecinos de la comarca, y que conseguimos que los servicios sociales sean una fuente generadora de empleo a través de la implantación de nuevos servicios dentro del territorio”, por lo que agradeció la colaboración de Cruz Roja.

Camacho resaltó que en los últimos tres años, se ha conseguido duplicar la capacidad para prestar el servicio de la residencia, que ha pasado de 56 a 111 plazas de mayores, destacando también el importante aumento de personas contratadas.

Por su parte, Paco Moya, técnico de Cruz Roja, destacó la apuesta por la formación para que la gente pueda quedarse en el territorio, para lo que cuentan con programas financiados por el Fondo Social Europeo. En ese sentido, señaló que se ha ampliado el plan de empleo con prácticas como estas “que serán de mucha utilidad para estas personas, ya que cuentan con poca experiencia laboral”, recordando que en el caso de las doce mujeres que ahora llevan a cabo estas prácticas, se han formado en los cursos de ‘Atención y apoyo psicosocial domiciliario’ y ‘Ayudante de cocina’.

Las mujeres beneficiarias en estas prácticas forman parte del proyecto ‘Puentes hacia el empleo’, que “ha conseguido hasta el momento, 16 inserciones”, según apuntó Paco Moya, quien igualmente se refirió a las 30 personas incorporadas al mercado laboral en lo que va de año dentro del plan general de empleo de la ONG. 

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario