Descarga gratuita del PDF del periódico

jueves, 30 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

María Matas, 48 años vistiendo de traje de flamenca a distintas generaciones

La fábrica, situada en La Atajea, ofrece una amplia exposición de vestidos y la posibilidad de confeccionarlos a medida

Los Más Pequeños También Vivieron Su Domingo Teoletero. Foto: C. Molina

En la Atajea, núcleo rural de Venta del Rayo, se encuentra una de las fábricas de trajes de flamenca más punteras y de más tradición de Andalucía, María Matas, con una trayectoria de más de 45 años. El negocio comenzó en el año 1968. Su alma máter, María Matas, confeccionaba por aquel entonces trajes de flamenca para niña, en la casa familiar y de forma muy artesanal. 

Los primeros trajes salidos de sus manos fueron para personas cercanas a su familia, pero con el tiempo la producción y los clientes se fueron incrementando notablemente. Tras unos años trabajando de esa forma, Juan Matas, esposo de María, se da cuenta de la posibilidad de crecimiento que hay en ese sector y empieza a invertir todo el esfuerzo y los recursos de la familia en esa dirección. 

Es así cuando en 1982 se da un gran salto en la escala de producción, pero manteniendo el espíritu de sus trajes. Se traslada el lugar de trabajo al nuevo edificio construido para tal fin. 

Es sobre 1998 cuando José, hijo mayor de María y de Juan, toma la dirección de la empresa. Con presencia en las pasarelas y con gran cantidad de puntos de venta en tiendas de toda Andalucía y España, la marca María Matas ya disfruta de un lugar destacado dentro de la moda flamenca.

Tras el fallecimiento de José  en marzo de 2014, la empresa pasa a manos de su hermano Juan, ayudado por su pareja Raquel Campos. Ambos dedican sus esfuerzos a escribir una nueva etapa de este negocio familiar, que se ve obligado a redoblar sus esfuerzos para continuar compitiendo en un mercado muy afectado por la crisis y en el que existe gran competencia. 

“Antes, las clientas se daban el capricho y pagaban lo que sea por un traje de flamenca. Ahora, en vez de comprar un vestido, con una falda de unos 50 euros se van a la feria”, explica Matas. En los inicios de la empresa, los trajes cortos de señora eran los más demandados. “Luego fueron alargándose hasta el suelo, y ahora se vuelve a elegir un traje corto, sobre todo por comodidad”, continúa Matas. Pero lo que más evoluciona son los tejidos. “Antes se llevaba mucho el popelín y hoy día sobre todo los tejidos perforados, de gasa y plumeti”. 

María Matas dispone de una amplia exposición de trajes donde los clientes pueden elegir el que más se adapte a sus necesidades y gustos. Además, ofrece la posibilidad de confeccionarlo a medida, con el tejido y composición que se desee. “Este es el signo de exclusividad que ofrece la empresa. En otras fábricas los clientes no tienen acceso al fabricante pero aquí sí”, recalca Juan Matas.

Desde el pasado mes de febrero, María Matas está trabajando a marchas forzadas de cara a la inminente campaña, que comenzará con las primeras ferias de abril y se extenderá hasta finales de septiembre para surtir a las de Jaén y los pueblos más orientales de Almería. Andalucía es su principal mercado, pero sus vestidos también llegan a lugares como Madrid, Toledo o Barcelona.  

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario