Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 14 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

La realidad de los inmigrantes que llegan en patera a las costas a través del reto solidario de Paco Moya

El lojeño se ha marcado como objetivo cruzar a nado el estrecho para recaudar fondos con el fin de crear un material gráfico destinado a la sensibilización social y acercar la realidad de los jóvenes africanos

El lojeño Paco Moya se prepara para afrontar entre los días 8 al 15 de julio próximos una ‘Historia de Vida en el Agua’. Se trata de un reto solidario que tiene como objetivo  hacer sensibilización social y que se conozca, de primera mano y de una manera real, la historia personal de los inmigrantes llegados a nuestras costas en pateras a través del Estrecho. 

Y todo con la finalidad última de sensibilizar a la población y a la sociedad del drama que pasan estas personas y la responsabilidad y posibilidades reales que tenemos para ayudarles y contribuir, así, a mejorar su situación.

Paco Moya, técnico de Cruz Roja y conocido y consumado nadador lojeño, se ha puesto como reto cruzar el Estrecho a nado, lo que supone una distancia de entre 18 y 22 kilómetros de nado continuo, en función de las corrientes existentes.

Como él mismo nos cuenta, “lo que pretendo es recaudar fondos que irán destinados a crear un material gráfico (fotográfico y documental) destinado a la sensibilización social, en el que de forma distinta se traslade la realidad migratoria de las y los jóvenes africanos que cruzan el estrecho”.

Como añade Moya, “la intención es  editarlo desde una perspectiva diferente y abierta, a través de grabaciones de encuentros entre jóvenes españoles y jóvenes alojados en el Centro de Acogida de la localidad de Motril que cruzan el estrecho en patera. En estos encuentros se captarán conversaciones en las que ambas poblaciones intercambiarán sus formas de vida y las diferencias culturales y  necesidades por seguir adelante, sus proyectos y sus sueños”, explica Paco Moya, que ha escogido la Cruz Roja de Motril “porque porque conozco muy bien y de primera mano el trabajo que llevan décadas desarrollando allí con las personas inmigrantes llegadas en pateras, no sólo en el rescate y primera acogida, sino en la posterior atención y acompañamiento en su Centro de Acogida, y que mejor manera que visibilizar toda esa enorme labor que desempeñan cientos de voluntarios y voluntarias, y contribuir, de esta forma, a mejorar la situación de estas personas que llegan huyendo de la violencia y la guerra y buscando un futuro mejor”.

 Por suerte, actualmente las necesidades básicas iniciales (alimentación, higiene, alojamiento, ropa, etc.) de estas personas llegadas a nuestras costas están cubiertas por Cruz Roja Española en Motril, “de ahí la apuesta por otro recurso que de más visibilidad a este drama y repercuta en una mayor conciencia social al respecto”, recalca Paco Moya.

Nos cuenta que hace años que tenía en mente cruzar el Estrecho a nado. “A partir de ahí y, una vez que ya le puse fecha, pensé que sería bonito unirlo a una causa solidaria y qué mejor que hacerlo con las personas inmigrantes que lo cruzan en patera día a día por necesidades de la vida”.

Paco Moya se muestra “muy ilusionado” ante este proyecto y  se emociona al hablarnos del mismo. “Espero conseguir un buen material que permita llegar a la gente y crear concienciación y sensibilización social, porque estamos acostumbrados a escuchar este tipo de noticias a diario en los medios de comunicación, pero pienso que se olvida que, detrás de toda esta situación, hay personas que se juegan la vida en busca de un futuro mejor, que huyen de guerras o de situaciones muy complicadas. Se trata de verdaderos dramas humanos, de hecho, en seis meses ya hay casi 250 fallecidos en estas circunstancias, más que en todo el 2017, y la sociedad, muchas veces, tiende a normalizar estas situaciones”.

Moya se muestra muy agradecido a quienes le están ayudando en el reto, ya sea desde la difusión o la colaboración en metálico. Reconoce que todavía está lejos del objetivo. “La intención es alcanzar unos 3.000 euros, lo que me permitiría poder llevar a cabo el proyecto tal y como está planteado”. De momento ha conseguido una tercera parte, por lo que aún falta y no queda mucho tiempo por delante.

Aun así, reconoce estar muy agradecido por todas las muestras de apoyo y las colaboraciones que ya se han concretado, además de las donaciones, que ya se han producido, “unas 45”, según nos cuenta. “La verdad es que están siendo numerosas las palabras de ánimo y cariño y, a día de hoy, tengo ya varias colaboraciones confirmadas. Una de ellas es la de Diego Cobos, que tiene una clínica dental y me va a ayudar donando el importe de las limpiezas que lleve a cabo en este mes. También cuento con Eva Díaz, otra amiga mía que es monitora de la piscina de Huétor Tájar, que ha realizado 100 gorros de natación con el nombre del reto, que se venderán a 5 euros para recaudar fondos. Tampoco me olvido de otro buen amigo, José Luis ‘Pringues’, que me ha facilitado un pase VIP del Gran Premio de Jerez de Motociclismo, firmado por el mismísimo Mar Márquez, de cara a poder subastarlo y obtener también fondos”.

A partir de ahí dice que está abierto a cualquier iniciativa, sin olvidar a todos los que están compartiendo su reto a través de las redes sociales.

Económicamente también se puede colaborar a través de la plataforma solidaria migranodearena.org, donde está reto, que se llama ‘Historias de Vida en el Agua’. También se puede hacer a través de la Asamblea de Cruz Roja de Motril o personalmente al propio Paco Moya, que se encargará de llevar a cabo el ingreso.

Mientras busca esas colaboraciones y fondos, se prepara también deportivamente para la prueba. “La verdad es que no he podido entrenar todo lo que hubiese querido, sobre todo en el mar, que es donde en estos últimos días intentaré incidir para llegar lo mejor posible”.

Deja un comentario