Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 25 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

El Taller Ocupacional muestra las bondades de su huerto social dentro de las diferentes actividades que desarrolla

Los profesionales del centro afirman que trabajar en las labores del campo mejora los comportamientos y la autoestima de los usuarios

Tomates, pimientos, berenjenas y hasta sandias nos podemos encontrar, casi como si de piezas de museo se trataran, en el huerto social de los usuarios del Taller Ocupacional de Loja. Productos cultivados con mimo por entre 8 u 9 de estos niños y niñas, como les gusta llamarlos a los técnicos que trabajan con ellos. Cada uno participa según sus posibilidades, siendo Antonio Sillero el que encabeza la actividad. 

Para comprobar las bondades de esta actividad del centro lojeño, el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, acompañado de la teniente de alcalde delegada de Bienestar Social, Matilde Ortiz, visitó el huerto junto con los usuarios. Allí el primer edil vio lo bien cuidado que tienen el terreno y pudo charlar con algunos arrendatarios aledaños que, en algunos casos, también prestan ayuda a los usuarios del Taller Ocupacional. 

Desde la dirección del centro se busca que todos los usuarios puedan participar del día a día del huerto, en el que se trabaja todo el año. Cada usuario lleva a cabo un cometido según sus posibilidades. Además del huerto como tal también se trabaja en la recolección de la aceituna, obteniendo su propio aceite, y en el invernadero. Gracias a ese trabajo continuado se ha logrado llevar a cabo todo el proceso, desde la plantación de la semilla a la recogida del fruto. El trabajo se ha podido visualizar con la venta de flores en el conocido como mercadillo de los lunes o con la entrega de semillas en Juveloja. 

Paco Guzmán, técnico responsable de este huerto, recordó que esta actividad surgió desde el inicio de los huertos sociales ya que entendían los  usuarios se podían ver beneficiados de esta iniciativa. El técnico cree que se acertó en su puesta en marcha ya que afirma es muy interesante para ellos. “Hay usuarios que llegan al huerto y cambian su forma de ser”, comenta Guzmán añadiendo que es una tarea que incide positivamente en el grupo. 

La edil responsable de este servicio, Matilde Ortiz, no dudo en mostrar su satisfacción, no solo por ver la gran cosecha conseguida, sino sobre todo por la alegría con la que trabajan esta tierra. “Podemos estar contentos de que el centro funcione al 100% y que los usuarios reciban todo el trabajo que se merecen de los profesionales”, comentó la edil añadiendo que se seguirá apostando por este tipo de tareas que redundan en la ilusión de estos niños y niñas. 

Ortiz también quiso aclarar que existe una larga cola de espera de personas jubiladas que cumplen los requisitos para obtener estos huertos. También recordó que se aprobó unas normas de funcionamiento de los mismos que se deben de cumplir, afirmando que habitualmente se hace un seguimiento y vigilancia del respeto a las mismas. “Tenemos que respetar unas normas para que exista una buena convivencia”, reiteró la edil reconociendo que se llama a aquellos usuarios que las infringen para que recapaciten o cedan el uso de su huerto. 

La directora del Taller Ocupacional, Almudena Sánchez, agradeció el apoyo del consistorio en estas actividades y recordó que en estos momentos trabajan en la realización de los detalles que se repartirán en la próxima cena de los mayores en la Feria Grande. Aunque no adelantó ese detalle si afirmó que es más novedoso que en otras ediciones. También informó de mejoras en el taller de encuadernación con la realización de libretas tipo ‘vintage’ y del mantenimiento de talleres tales como el lavado de coches, realización de jabones y cajas de camisas, entre otros. “Queremos contar con más novedosas actividades para el nuevo curso”, adelantó la directora. 

La propia directora preguntó al usuario Antonio Sillero por su experiencia en el huerto del paraje de los Caracolares. Sillero afirmó gustarle todas las tareas del campo y reconoció que le apasiona ver a sus compañeros disfrutar con él en el huerto. El usuario deseo que poco a poco se consigan nuevos proyectos en estos huertos y reconoció que no puede resistirse a llevarse hortalizas para hacer un buen picadillo de verduras. 

El alcalde de Loja, Joaquín Camacho, recordó que la visita a este huerto era una promesa pendiente y que ahora que cumplía con ella se mostraba sorprendido de la inmensa labor de estos usuarios. El regidor reconoció que el proyecto del huerto va evolucionando y enfatizó en la importancia que el taller ocupacional tiene para la sociedad lojeña. “Hay que seguir apostando por las personas” comentó Camacho insistiendo en todo el apoyo del ayuntamiento a esta labor. 

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario