Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 26 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Cientos de personas se vuelcan con la cena solidaria de Sierra de Loja

La fiesta nocturna que organizó el grupo Alfaguara en su residencia lojeña  junto con la asociación de “Amigos del pueblo saharaui” tuvo una gran afluencia de público que quiso acompañar a ambos entes

La noche del martes 22 fue diversión y solidaridad a partes
iguales. En el patio de la residencia Sierra de Loja cientos de lojeños acudían
a disfrutar de una velada con mucha animación.

Los trabajadores del centro no daban abasto a servir refrescos
y raciones de jamón asado, cuscús, gambas y tortilla a los visitantes y el
cortador de jamón Juan Carlos Martín fue uno de los más solicitados de la noche
detrás de la barra. Todos los comensales disfrutaron en mesas y barras, tanto
de la comida típica española  como de la
comida típica árabe a precios muy asequibles.

Los usuarios de Sierra de Loja se esmeraron los días
anteriores para preparar todas las mesas, la decoración y los puestos, por
ello, se pusieron sus mejores galas para la fiesta  y recibieron a toda la gente que iba llegando
a la entrada  con la mayor ilusión.

Entre la afluencia de gente había instalados varios puestos
de dulces caseros, manualidades de los usuarios y al fondo, una haima para no
olvidar como vive el pueblo saharaui en los campamentos de refugiados y el por
qué estabámos allí: recaudar fondos para el centro de personas con discapacidad
de la Wilaya Auserd, el centro de referencia de Brahim y Mohammed, los dos
niños con autismo que están pasando sus vacaciones en la residencia lojeña.

Los dos pequeños y su monitora, Mamía Ibrahim, se
convirtieron en protagonistas absolutos de la noche, disfrutando con los
asistentes, cantando y jugando con el resto de niños saharauis que fueron
acompañados con sus familias de acogida al acto. Tenemos que recordar que estos
niños vienen a pasar el verano con familias de acogida de todo el Poniente
Granadino gracias al programa “vacaciones en paz” que organiza la asociación de
Amistad con el Pueblo Saharaui.

Todos los pequeños, tanto los saharauis como los lojeños
disfrutaron de un castillo hinchable instalado en dentro del recinto y de un
taller de pintacaras que impartían los propios monitores.

Los vecinos de Loja y de todo el poniente se volcaron con la
causa y en la cena hicieron acto de presencia tanto las autoridades locales, el
alcalde de Loja y sus concejales,  como
los ediles de la oposición. Además de autoridades locales de otros municipios
vecinos, como el alcalde de Salar.

Muchas de las asociaciones lojeñas también acudieron a compartir
la noche en Sierra de Loja, ya que se ha creado una red de solidaridad
interesante entre los usuarios de este hogar y otras asociaciones sin ánimo de
lucro: algunos de los muchachos colaboran con el Banco de Alimentos de nuestro
municipio, por ejemplo.

Al evento se animaron a acudir familias y jóvenes del
municipio a los que los saharauis enseñaron algo más de su cultura. Hay incluso
quien se animó a probarse la vestimenta típica de allí.

Durante la cena, se proyectó un video donde se mostró el centro
para personas discapacitadas donde van los fondos recaudados con la cena y una
evolución de Brahim y Mohammed, desde que llegaron al aeropuerto de Málaga,
hasta hoy.  Ahora han cogido algo más de
peso y su aspecto es más saludable, además irradian felicidad.

Según me comentaban algunos inmigrantes saharauis ya adultos
que estaban en la fiesta, el tema de la discapacidad es complejo en los
campamentos de refugiados, ya que, si allí viven con muy poco, sus necesidades
especiales son aún más difíciles de cubrir que las del resto de los niños.

Álvaro Morales, director del grupo Alfaguara que gestiona la
residencia estaba sorprendido gratamente al ver tanta afluencia de personas en
las dependencias del centro y me comentó que acoger estos niños había sido tan
grato, que pretende aumentar las plazas para que puedan venir más y llevar esta
iniciativa a otros centros del grupo Alfaguara, además de a Sierra de Loja.

Ya entrada la noche, todos los comensales se animaron a
bailar con el grupo de animaciones NonStop que levantó a todo el público de sus
mesas para hacerlos bailar, saltar y divertirse, poniendo el broche de oro
antes de la medianoche.

Un evento que reunío a dos entes que realizan una gran
labor, residencia Sierra de Loja y Amigos del Sáhara,  para ofrecer una gran velada multicultural a
las cientos de personas que quisieron acudir con un único objetivo: mejorar la
vida de Brahim, Mohammed y el resto de niños que vive en la Wilaya Auserd.

 

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario