Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 25 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Ana Ávila inaugura su espectacular museo, que abre ya para disfrute de lojeños y visitantes

Numerosas personas asisten a la esperada apertura, en una jornada muy especial para la artista y su familia, en la que estuvo rodeada por decenas de amigos y conocidos

El esperado y deseado Museo de Anita Ávila ya es una realidad tras la inauguración que tuvo lugar este pasado jueves en medio de una gran expectación por parte de amigos y familiares que, al fin, pudieron ver ya este espacio lleno de contenido en cada una de sus ocho salas. El resultado, sencillamente espectacular.

Decenas de personas tuvieron oportunidad de admirar durante la apertura este nuevo espacio. Y es que había ganas, empezando por la propia Ana Ávila, de poder ver ya el resutado de meses de mucho trabajo, dedicación e ilusión en lo que era el gran sueño de esta artista lojeña, muy querida y admirada por su arte y su gran vitalidad.

A Anita Ávila se le vio lógicamente muy feliz por poder mostrar ya su Museo a los lojeños, al igual que muy emocionada, puesto que la espera ha sido larga y dura. Pero, desde luego, ha valido la pena al ver el resultado conseguido. En sus ocho salas, repartidas a lo largo de sus aproximadamente 800 metros cuadrados, que se disponen en torno a un gran patio central, se pueden contemplar las obras más reconocidas de la artista lojeña y sus objetos más personales.

Aunque ya hubo oportunidad el pasado 26 de julio de conocer el resultado de la obra, desde luego había ya muchas ganas de ver todo el contenido expositivo, desde los famosos Quijotes de Anita Ávila, pasando por sus pinturas, diferentes manualidades y recuerdos personales y, como no, su tradicional Belén, que ha visto duplicada su extensión y que, si ya era digno de ver en su anterior ubicación en el Salón Alegría, desde luego en la nueva sala, aún brilla mucho más y causará sensación entre todos aquellos lojeños y visitantes que se acerquen a contemplarlo. Será necesario un buen tiempo y dedicación para recorrerlo con detenimiento y poder disfrutar de cada uno de sus detalles. 

En el Museo destaca también un gran patio andaluz, una sala en honor a Apolonio, esposo de Ávila –en el que se expone su coche Mercedes- y la sala del Mesón Andaluz, con objetos tradicionales. Hay zonas para ceder a exposiciones temporales, además de una sala con trajes de flamenca y objetos confeccionados con estaño, junto a otros numerosos objetos y recuerdos de la familia de Ana Ávila.

El acto inaugural comenzó con el corte protocolario de la cinta, a la misma entrada del Museo, donde Ávila estuvo acompañada por el alcalde lojeño, Joaquín Camacho. Seguidamente, ya en el patio central, se procedió a la bendición, que corrió a cargo del párroco de la Iglesia San Gabriel, Juan Carlos Moreno, quien ofició una pequeña misa para todos los asistentes. El sacerdote dijo, en referencia al Museo, que “aquí se ven las raíces de una persona y la historia de un pueblo representada en Ana Ávila” y aseguró que “aquí todo es bueno, porque está vivido con sentido y amor”.

Ana Ávila, por su parte, no podía disimular la emoción que le producía el esperado momento. “Estoy muy satisfecha de ver tantas caras conocidas, para mí es una satisfacción que me acompañéis en este día tan deseado y esperado, pero también muy trabajado”, confesó la protagonista, quien reconoció que lo que más trabajo había llevado ha sido el Belén. Ávila dio las gracias a todas las personas que han colaborado y le han ayudado “a poder hacer una realidad esta ilusión de mi vida, que podrá quedar aquí para que Loja pueda disfrutarlo”. En especial, tuvo también palabras de agradecimiento para la persona que ha diseñado el espacio, el artista de Archidona Francisco Javier Toro, conocido como Blas, así como para el estudio de arquitectura de Isabel Muros.

Antes de intervenir otros familiares de Ana Ávila, fue Angustias Chamorro quien tuvo un recuerdo para Apolonio, el marido de Ana “que le ha estado ayudando desde el cielo”. Chamorro dijo que “Ana nos va a dejar algo para que podamos disfrutar todos los lojeños”.

Fueron después los sobrinos de Ávila, tanto ‘Lito’ como Juan Miguel Alcaide, quienes tuvieron palabras de cariño y admiración y manifestaron su alegría “por hacerse realidad su gran sueño”.

En la misma línea se expresó Irene Alcaide, hija de uno de sus sobrinos, que será precisamente la directora del Museo, quien le dio las gracias por la confianza depositada en ello para dirigirlo. También agradeció a los lojeños, de los que dijo “sé que, sin ninguna duda, se van a volcar para que el Museo de Anita Ávila sea un triunfo más en el aporte de la riqueza cultural de Loja”.

Por su parte, el alcalde lojeño, Joaquín Camacho, dijo, dirigiéndose a Ana Ávila, que era un día “especialmente emotivo, porque esta es desde hace mucho tiempo tu ilusión,  pero también es un día emotivo para las mucha personas que te queremos, porque estamos viendo hecho realidad un proyecto que sale del corazón”, dijo. Por eso, el primer edil se refirió a la historia que hay detrás de cada sala y elemento del Museo “cuya idea ha sido muy bien hecha y proyectada por parte de los arquitectos”.

Una vez finalizadas todas las intervenciones, fue el momento de poder disfrutar de todas las salas, detenerse en todos sus elementos decorativos, así como de descubrir una placa colocada en el vestíbulo con motivo de la inauguración. También se ofreció un aperitivo a los asistentes, además de degustarse una tarta preparada por el Obrador de Confitería Bonachera.

A buen seguro que Ana Ávila había soñado muchas noches con este momento. Su legado al pueblo de Loja ya es una realidad.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario