Descarga gratuita del PDF del periódico

martes, 23 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Juan Antonio López-Cózar: “Al fin he conseguido la victoria que buscaba”

Entrevista con el ciclista lojeño publicada en el último número de El Corto de Loja

Los Jóvenes Corporativos Que Protagonizaron El Pleno Infantil. Foto: C. Molina

El ciclista lojeño Juan Antonio López-Cózar Jáimez, a sus 21 años, afronta su cuarta temporada en la categoría sub-23 y la segunda en el equipo vasco Café Baqué Campos. El próximo año pasa a la categría Élite, así que esta temporada es muy imporante para él. De momento, hay que destacar el reciente triunfo conseguido en una prueba perteneciente al Trofeo  Euskaldun, un importante resultado que le va a servir para seguir trabajando en busca de más éxitos que le puedan seguir acercando a cumplir su sueño: dar el salto al profesionalismo.

¿Qué tal tu segunda temporada en el Café Baqué Campos y cómo fue el inicio?

La verdad que bien, motivado, con ganas y tratando de hacer las cosas bien. El comienzo fue con dos carreras en Francia, con profesionales, y salieron bastante bien, ya que los dos días estuve en el top 20, el primer día hice 8º y luego el 17º en otra prueba, la Essor Basque. Fueron carreras de mucho nivel, duras, rompepiernas como se suele decir.

Todo fue bien, pero en la vuelta de nuevo a España, las cosas comenzaron a torcerse.

Sí, fue en Don Benito, Badajoz, y era puntuable para la Copa de España, que está formada por ocho pruebas. Estuve siempre peleando la carrera, delante, en una escapada que me cogieron a poco de meta y cuando estábamos disputando el sprint tuve una caída y me golpeé en una rodilla, obligándome a estar varias semanas parado. Eso me cortó la progresión que venía llevando, así que tuve que parar y me hizo que cuando volví a la competición, estaba un poco falto de ritmo. La verdad es que fue bastante inoportuno.

Como siempre empezásteis con vuestra habitual concentración de equipo. Este año fue en Cantabria, ¿verdad?

Sí, se trata de un buen terreno para hacer entrenamientos y, como siempre, sirve para conocer a los compañeros y la gente nueva que viene. El año pasado pasaron cuatro corredores del equipo a profesionales, así que ha habido que hacer una renovación bastante importante, entrando, entre otros, un gran amigo como es Elías Ortiz, que es granadino, así como un colombiano, un americano y un ruso y posteriormente llegó un panameño. Todo eso es bueno, porque vas conociendo de otras culturas y viene bien para aprender. En total somos 17 corredores en la plantilla.

Viendo como este último año han pasado cuatro compañeros a profesionales, ¿os motiva más para intentar buscar ese objetivo?

Vamos a ver, todos trabajamos para eso, el equipo y todos los corredores tenemos esa ilusión, así que a ver si hay suerte. Lo cierto es que el hecho de que hayan pasado cuatro en un mismo año y equipo, da ciertas garantías de que se están haciendo las cosas bien y que estamos en el sitio correcto, pero ya se sabe que esto es muy difícil y se necesitan fuerzas y suerte.

¿Está más complicado actualmente que años atrás, al haber tan pocos equipos profesionales en España?

Es cierto, sólo hay cuatro equipos y dos de ellos con plantillas bastante reducidas, así que al final hay muy pocas plazas de profesionales en España para el número tan alto de licencias amateurs que existen. Todos tenemos el mismo sueño y luchamos para ello, pero no hay sitio para todos. De todas formas, creo que estoy en un buen sitio, ya que Euskadi es la cuna del ciclismo en España, hay muchas carreras y afición y estar allí me permite tener un calendario en el que todos los fines de semana estoy compitiendo.

Juan Antonio, ¿se hace duro el estar tantos días del año fuera de casa y tan lejos?

Sí, es cierto que son muchos días fuera de casa y se hace duro, sobre todo las temporadas desde febrero hasta junio, ya que suele hacer mal tiempo y muchos días sales a la carretera mojándote y pasando frío, y todo eso se hace duro, sobre todo con el buen tiempo que tenemos en Andalucía. A partir de junio se lleva mucho mejor, llega el buen tiempo y lo afrontas con más ganas y a mí se me suele dar mejor.

¿Va tu familia a verte alguna vez?

A Euskadi suelen subir una o dos veces por año, pero son muchos kilómetros de distancia y se hace largo, pero siempre que pueden vienen a verme, cuando es algo más cerca, como Madrid, Valencia y Murcia.

Hablamos ya de tu triunfo estos días en esta prueba correspondiente al Trofeo Euskaldun. Supongo que con muchas ganas de conseguir, por fin, ese triunfo que venías persiguiendo.

Sí, llevaba un tiempo que estaba ahí delante, con bastante regularidad y siempre entre los diez primeros, pero no terminaba de llegar la victoria, y la verdad que poder conseguirlo en una carrera dura como es esta y perteneciente a un trofeo tan importante como el Euskaldun, me ha alegrado mucho y me motiva a seguir adelante.

¿Cómo fue la carrera?

La verdad es que se salió muy rápido, de hecho en la primera media hora sacamos hasta una media de 53 kilómetros por hora, porque era un terreno que picaba hacia abajo y ahí el pelotón andaba mucho. A partir de ahí había una subida de unos 3 kilómetros que se hizo dos veces, a una media de un 10% y en la primera subida hubo una selección, pero se volvió a juntar el pelotón, sabiendo que la segunda subida iba a ser clave para el desarrollo de la carrera. Así fue, porque se subió muy rápido, nos quedamos 20 corredores delante y ahí nos jugamos la victoria en los 2 últimos kilómetros que había de subida.

Afortunadamente, fuiste el más rápido. Coméntanos cómo fue esa llegada a meta.

Como decía se empezó a subir muy rápido y a falta de unos 300 metros hubo un pequeño descanso y no me lo pensé, arranqué con todo y pude llegar a meta con una pequeña ventaja de 2 segundos sobre el segundo clasificado, Eloy Fernández, que se colocó líder de la clasificación general del Trofeo Euskaldun. Así que doblemente contento por haber conseguido el triunfo ante un corredor que está siendo uno de los más regulares dentro del pelotón y que ya estuvo líder de la Copa de España.

De hecho, los últimos resultados demuestran que estás en un gran momento. ¿Se puede decir que es el mejor de la temporada para tí?

Sí, la verdad es que desde mayo que empezamos con la Vuelta Ciclista a Bidasoa, con un tercer y octavo puesto, de nuevo delante en Castellón, al igual que en Navarra, con un octavo puesto de la general, estaba siendo bastante regular y sólo me faltaba rematar. Llevaba bastente tiempo delante, prácticamente desde febrero estando entre los 10 primeros, así que este triunfo pienso que ha sido el premio al trabajo de todos estos meses estando delante.

No se puede olvidar tu medalla de plata en el Campeonato de Andalucía.

Sí, ahí también se me escapó por un poco y se me quedó clavada una pequeña espina, al igual que en Álava, donde arranqué desde unos 500 metros y me alcanzaron poco antes de llegar a la línea de meta. Me quedé en cuarta posición a un segundo del tercero y la verdad es que me quedé con la miel en los labios, porque rocé el podio. Yo creo que todo eso me hizo salir con más rabia en esta ocasión, para que no se me escapara la victoria.

También estuviste en el Campeonato de España, todo el día en la fuga y con un buen papel igualmente, ¿verdad?

Sí, iba con muchas ganas de hacer un buen Campeonato de España, porque eso te ayuda mucho. La verdad es que, muchas veces cuanto más ganas tienes, peor sale. Arrancamos en la primera subida, sobre el kilómetro 20, y estuve todo el día en la escapada, pero al final me fallaron las fuerzas, el cuerpo no me respondió bien y terminé en la novena posición. Es un buen resultado, pero cuando estás ahí dentro solo quieres ganar, aunque, visto fríamente, es para estar contento.

¿Qué supone este triunfo para ti y cómo afrontas el resto de la temporada?

Sobre todo me va a aportar más tranquilidad, porque me he quitado un peso de encima. A partir de ahora intentaré mantener esta regularidad y a ver si puede llegar algún triunfo más. En cuanto a lo que me resta por delante, tengo Vuelta a Cantabria, después un pequeño descanso para ver a la familia en Loja y afrontar un mes de agosto que llega cargado con la Vuelta a Palencia, Criterium de Verano y otras carreras. Ojalá sigan llegando los resultados.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario