Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 25 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Congelados Apolo inaugura sus nuevas instalaciones en el polígono Manzanil II en un multitudinario evento

Una de las principales empresas de congelados de España traslada su área logística y de administración a su nueva sede de más de 5.000 metros cuadrados

La empresa lojeña Congelados Apolo inauguró ayer la primera fase de su ampliación consistente en la construcción de una nueva nave en el polígono Manzanil II. Se trata de unas nuevas instalaciones, de 5.000 metros cuadrados destinados al nuevo centro logístico y de distribución, que cuenta con 1.500 metros cuadrados de nuevas oficinas, 14 muelles de carga, nuevas zonas de preparación de pedidos, y, como centro del mismo, la gran cámara frigorífica, que ocupa 1.500 metros cuadrados y tiene 22.000 metros cúbicos, con una capacidad para 3 millones de kilos de congelado y hasta 5 millones en futuras ampliaciones.

Y es que, como se comentó durante la inauguración de estas nuevas instalaciones, el terreno para la expansión de Apolo cuenta con 17.000 metros cuadrados, de los que, en esta primera fase del proyecto se han edificado los señalados 5.000 metros cuadrados. De hecho, Apolo pone a disposición del empresariado interesado una gran superficie de suelo industrial, con todos los servicios necesarios para desarrollar todo tipo de proyectos empresariales, con la intención de generar un área industrial de alta calidad ubicada en un lugar estratégico, pues el Polígono Manzanil II cuenta con la gran ventaja de estar conectado directamente con la Autovía A-92.

La ampliación realizada ha supuesto también un crecimiento de la plantilla, que en la actualidad se compone de 120 trabajadores, que durante la campaña de Navidad (de septiembre a diciembre) se convierten en 200. De esta forma, con la ampliación se han creado más de 20 puestos nuevos de trabajo de forma directa destinados a los más jóvenes y la intención es conseguir que en los próximos años la facturación y la plantilla continúen creciendo.

De hecho, Apolo ha reservado terreno más que suficiente para continuar con su plan de expansión, pues se estima que si los productos propios de su fábrica continúan su crecimiento en ventas, en un breve periodo de 3 o 4 años, se podrá contar con una línea propia de elaborados refrigerados, un moderno sistema lineal para la cocción y elaboración de pulpo y otro para el producto estrella: el langostino cocido. Y todo, con una maquinaria y tecnología puntera, para convertir la fábrica de Congelados Apolo en una de las más modernas de España.

Desde que la empresa se pusiera en marcha, modestamente, en el año 1963 y de la mano de Ana Ávila y su esposo, Apolonio Alcaide, Congelados Apolo no ha parado de crecer, manteniendo un espíritu emprendedor, recogiendo el testigo posteriormente sus sobrinos Manuel y Juan Miguel Alcaide. De una pequeña tienda se pasó a contar con un cocedero de pulpo y cocedero de marisco propio donde los expertos consiguen sacar un producto de la más alta calidad, cocido en su punto, un arte al alcance de muy pocos. 

Congelados Apolo fue pionera en el sector y sigue estando en cabeza con una amplia variedad de productos congelados elaborados y envasados en sus instalaciones de Loja, de donde salen casi 60 tipos de artículos. Una exquisita selección de mariscos, pescados, pulpo, preparados y precocinados congelados (importados de los principales caladeros del mundo) especialmente fabricados para hostelería y tiendas de alimentación desde una línea de producción y envasado de última generación.

Por eso, la intención es seguir abriéndose a nuevos mercados, con la idea de llegar desde Loja a todo el mundo. De hecho, siete años después de  que se inaugurara la ampliación de las instalaciones en el Polígono Manzanil I, estas se habían quedado pequeñas para cubrir la creciente demanda, lo que complicaba ya el poder atender debidamente a todos sus clientes. Con esta primera fase de la nueva ampliación, esa demanda podrá ser satisfecha, además de permitir ampliar el sistema de producción y almacenaje, para dar respuesta en tiempo, forma y calidad a toda la cartera de clientes.

No hay que olvidar que, entre esa amplia cartera de clientes a los que suministra Apolo, se encuentran cadenas tan importantes como Carrefour, Dani, Comerco, Deza, Supeco, Maskom o Abades, entre otros. 

La intención ahora es conseguir mayor presencia en el mercado internacional y poder llevar a cabo un plan estratégico a cinco años para incrementar la cifra del negocio en un 50% hasta alcanzar los 50 millones de euros de facturación.

Por ello, para este nuevo reto, la inversión en el Polígono Manzanil II ha sido de más de 9 millones de euros, los cuales han sido destinados tanto a la urbanización del terreno como a la construcción del nuevo centro logístico.

Con un gran evento, en el que se invitó a aproximadamente un millar de personas, Congelados Apolo presentó en sociedad esta importante ampliación, en la que además, también se instalan a partir de ahora sus oficinas. 

Para el acto se contó con la presencia del párroco de la Iglesia San Gabriel, Juan Carlos Moreno, quien fue el encargado de bendecir las nuevas instalaciones. Tras el acto, tomó la palabra, Manuel  Alcaide, uno de los gerentes de la empresa, quien destacó que esta “es sólo una primera fase de un nuevo plan de expansión, ya que tenemos los terrenos para poder desarrollarlo y mejorar lo que tenemos hasta ahora”. A continuación se dirigió a todo el grupo humano que forma la empresa, sus trabajadores, entre ellos a los nuevos empleados, así como a los clientes, a quienes agradeció todo su esfuerzo y apoyo para hacer posible todo el crecimiento de la empresa.

Por su parte, Ana Ávila, quien iniciara en el año 1963 el proyecto junto a su marido, tuvo palabras de recuerdo hacia el mismo, Apolonio Alcaide, y mostró su agradecimiento a las autoridades, trabajadores y clientes por la presencia “porque todos unidos hacen posible que Apolo continúe creciendo y prosperando y esa es la línea que vamos a seguir, porque esta empresa está dando muchos puestos de trabajo en Loja y tenemos que continuar en este mismo camino”, señaló. 

Por su parte, el alcalde lojeño, Joaquín Camacho, quien señaló que “hoy -por ayer- es un día importante para Apolo pero también para toda la ciudad de Loja, que ve cómo tiene empresas que prosperan desde cero con los valores de esas empresas familiares que comienzan desde abajo y que con esfuerzo, dedicación, honradez y humildad se puede conseguir llegar a lo más alto”.

Por eso, dijo que “gracias a esos valores Apolo da el gran salto hacia adelante con esta ampliación, que beneficia a muchas familias lojeñas”. Camacho puso a disposición de la empresa el Ayuntamiento y puso en valor el trabajo realizado por el área de Urbanismo que, junto con la propia empresa Congelados Apolo “han puesto todo de su parte para conseguir llegar a esta ampliación gracias a la disposición de los terrenos y que van a permitir también instalarse a otras muchas empresas interesadas”.

Deja un comentario