Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 20 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Un blanco revoloteo de palomas separa las nubes y permite la salida procesional de María Santísima de la Luz

El desfile procesional vespertino del Domingo de Ramos se hace a la calle tras media hora de incertidumbre y preocupación

El Presidente Del Consorcio Entrega El Proyecto Al Alcalde

Un revoloteo de palomas, surgidas
de las manos de quienes esperaban en la calle, se elevaba hasta el cielo  conforme se abrían las puertas del templo.
Habían transcurrido 30 minutos desde que se cumpliera la hora oficial de salida,
pero al fin, los sones de los tambores retumbaban en la iglesia Mayor
anunciando la partida de María Santísima de la Luz para cumplir su estación de
penitencia en el Domingo de Ramos lojeño.

Acuciadas por el aleteo, las
nubes iban deshaciendo su cerco de incertidumbre y, poco a poco, derramando
algunas postreras lágrimas, dispusieron su adiós.

Fueron treinta minutos de
impaciencia, a las cinco y media de la tarde, media
hora de temores, pero también de prudencia, fue un tiempo que se hizo eterno
para muchas de las hermanas y hermanos que conforman esta Hermandad, pero al
fin, consultados todos los pronósticos posibles, deshojadas todas las cábalas
pertinentes, la directiva de la Hermandad decidió enfrentarse a la meteorología
y las sonrisas tornaron las caras de preocupación y tristeza por un pentagrama
de primavera.

En la calle Real, en el Tambor de
Santa María de la Encarnación y hasta en la plaza de la Constitución resonó un
fuerte aplauso que enmarcaba la emoción de las horquilleras. Temblor en los
labios de algunas, lágrimas rodando mejillas abajo en otras, y desde el
público: “Pues no que nos van a hacer llorar a todos…”

Los inmaculados tambores
enfilando ya un caminar que les llevaría por la calle Duque de Valencia hasta
la puerta del Ayuntamiento, donde a las 18:15 aproximadamente, el párroco de la
iglesia Mayor, Juan Carlos Hidalgo, exaltaba a una Virgen y unas horquilleras ejemplo de
Mujer, con mayúsculas, abnegadas, trabajadoras, entusiastas, llenas de amor… y
recordó a todas aquellas que sufren en silencio la violencia de género, las que
se agrupan por millares en las fronteras que no les permiten acceder a un mundo
sin guerra, a las que luchan día a día por los suyos. Unas palabras que
hicieron reflexionar a los ciudadanos en una semana de Pasión, que también lo
es de sufrimiento y de esperanza.

En  esos momentos, un cielo sin mácula ofrecía el
mejor de sus rostros posibles y generaba una conciencia colectiva de amor y
defensa de la justicia allá donde ésta esté vulnerada. También en nuestra
tierra.

Penitentes, de sencilla y pura
vestimenta subiendo ya por la Cuesta de la Posadilla y el eco de los tambores
despertando al Barrio Alto, mientras la Banda de Música de Loja ponía el
paisaje sonoro para un desfile que, contra todo pronóstico, se hizo a la luz.

Como la Luz de la Virgen más
joven de la Semana Santa de Loja.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario