Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 13 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Olor y aroma en el Martes Santo lojeño con la Cofradía del Huerto y Nuestra Señora de la Esperanza

Cientos de personas se acercan para para acompañar el desfile por el Barrio Alto y el centro de la ciudad y conocer la restauración realizada a la Virgen de la Esperanza

El Martes Santo en Loja es sinónimo de olor y aroma. El que desprende la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto y Nuestra Señora de la Esperanza, que realizaban su Estación de Penitencia bajo una enorme expectación.

Y es que no eran pocos los argumentos para que desde antes de las 19 horas y a las puertas de la Ermita de San Roque, en plena falda de la sierra de Loja, se agolparan cientos de lojeños para ver la salida del cortejo. Precisamente éste es uno de los momentos más llamativos de su Estación de Penitencia, debido a la estrechez de la puerta del templo.

Con puntualidad y con el repicar de las campanas del pequeño templo, aparecía la Cruz de Guía y poco después el Titular de la Cofradía del Huerto atravesaba la portada de cantería. Se trata de un trono que tiene la peculariedad de contar con dos imágenes, obras del artista local Pablo Morales Ortega y del ilurquense José Antonio Martín Fuentes.

Tras el trono de Jesús, los Apóstoles San Juan, San Pedro y Santiago que desfilan en otro trono. Las tres imágenes son obra del joven escultor sevillano Enrique Calero Rivera.

Más complicada, como es habitual, sería la salida de Nuestra Señora de la Esperanza minutos después. Las escasas dimensiones de la puerta de la ermita obligaron a los horquilleros a redoblar sus esfuerzos al desmontar el palio del trono y luego volverlo a colocar, una vez que la Virgen de Maíz de Castro estaba en la calle. La restauración llevada a cabo por el imaginero sevillano Enrique Calero era la principal novedad del Martes Santo lojeño. También se ha mejorado la policromía de San Juan. Además, la cofradía de San Roque pretende restaurar en un futuro próximo el resto de sus titulares.

A pocos metros de la salida, los tres tronos recibieron el primer ‘golpe’ de Incensarios. De hecho, sus originales movimientos y sátiras se vieron y escucharon por primera vez en la presente Semana Santa, como es costumbre en el Martes Santo. Otra singularidad es que se trata de la única hermandad de Loja que cuenta con tres ‘corrías’, de incensariosa, una para cada trono.

En cuanto al acompañamiento musical, la Banda de Cornetas y Tambores ‘Flor entre Espinas’ (para Jesús), la Banda ‘Amigos de la Música de Huétor Tájar’ (con La Esperanza) y la Concordia de Tambores de la Hermandad (con los Apóstoles) ponían las notas al desfile.

Pronto, nada más producirse su salida, se vivía uno de los momentos más espectaculares que ofrece la procesión del Martes Santo. No es otra que la bajada por la empinada y estrecha calle Nueva San Roque. También llamativo es el paso por el Túnel o, como siempre, la calle Tamayo. En su paso por Tribuna esperaba un numeroso público, deseoso de reencontrarse también con Nuestro Padre Jesús Orando y La Virgen de la Esperanza.

Si espectacular es la salida, no lo es menos la llegada por la empinada Cuesta de San Roque, antes de producirse su encierro en la Ermita, ya de madrugada, en torno a la 1.30.

Deja un comentario