Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 13 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Los jóvenes lojeños acceden fácilmente y, cada vez a más temprana edad, al consumo de sustancias adictivas y el uso de las nuevas tecnologías

Así se desprende de un estudio sobre hábitos de ocio y tiempo libre y comportamientos realizado por el Centro de Tratamiento de Adicciones

Salas De Urgencias Del Hospital De Loja

Los jóvenes lojeños acceden fácilmente y, cada vez a más temprana edad, al consumo de sustancias adictivas y realizan un uso excesivo de las nuevas tecnologías. Así se desprende del estudio sobre hábitos de ocio y tiempo libre y comportamientos realizado por el Centro Comarcal de Tratamiento de Adicciones de Loja y que ha sido realizado durante los últimos meses entre todos los estudiantes de Educación Secundaria de los tres institutos lojeños.

Un total de 438 jóvenes de 2º y 4º de ESO (con una media de edad de 14.38 años), han sido objeto de este minucioso estudio que ha sido realizado por Mª del Rocío Mesa, psicóloga, y María Escamilla, educadora social, dos jóvenes que han venido trabajando durante estos meses en el Centro Comarcal de Adicciones y que esta semana han tenido oportunidad de presentar los resultados del mismo.

Con el objetivo de aportar datos reales acerca de tres cuestiones: el tiempo libre, el consumo de sustancias adictivas y el uso de las nuevas tecnologías, Rocío y María han planteado una serie de cuestiones a los adolescentes lojeños que han permitido conocer la situación actual, para así actuar sobre la problemática encontrada a través de diversas actividades de prevención.

El estudio, muy completo, ha permitido tener unos datos tremendamente reveladores de cómo viven, actúan y se comportan los jóvenes de hoy. Así, en cuanto a cómo emplean su tiempo libre, del estudio se desprende que la actividad que más realizan los jóvenes en su tiempo de ocio es el uso de móvil y what’s app (93.38%). Esta actividad es seguida de otras actividades también relacionadas con las nuevas tecnologías y muy sedentarias como el uso de Internet, redes sociales, videojuegos y televisión. También el deporte y la música son otras de las más elegidas.

Con respecto a las salidas nocturnas y el botellón, algo más de la mitad de los jóvenes encuestados sale por la noche a pubs y discotecas y realiza botellón. 

En cuanto a la información sobre los recursos disponibles en el municipio para el ocio, la mayor parte los conoce, pero manifiesta que le gustaría que se pensaran más actividades adecuadas para su edad. Bien es cierto, que existe un desinterés generalizado a la hora de proponer ellos mismos actividades que les gusten, realizando sólo aquellas que también realizaría su círculo de amigos y que les resulten accesibles.

Consumo de sustancias

Conociendo cómo el botellón es una práctica que está muy normalizada en los adolescentes, lo que más se consume durante el mismo y de forma más continuada es alcohol, tabaco y cannabis. Según el estudio, el uso de estas sustancias aumenta con la edad en ambos sexos. En cuanto a diferencias entre sexos, las chicas hacen más botellón, aunque comienzan de manera más tardía, y consumen más alcohol. Los chicos por su parte, consumen más cannabis. En el círculo de amigos se sigue la misma tendencia.

Otras sustancias sobre las que se ha preguntado son la cocaína y los hipnosedantes. Con respecto a la cocaína dos de los encuestados la habían probado; en cuanto a los hipnosedantes, aproximadamente el 3% de los jóvenes del estudio han consumido alguna vez. En general, es de destacar que todas las sustancias son percibidas como accesibles para ellos, y esta visión de disponibilidad es mayor a medida que sube la edad.

En cuanto a los efectos que provocan el consumo de sustancias, los jóvenes son conscientes de los mismos. Lo que más les preocupa es el deterioro de salud, sobre todo mental, y lo que menos les preocupa es que las relaciones familiares se afecten por el consumo.

Uso de las nuevas tecnologías

El uso de las nuevas tecnologías ocupa gran parte del tiempo libre de los jóvenes. Según los  datos obtenidos, los jóvenes pasan una media de casi 4 horas con el móvil, 2 horas y media en redes sociales, unas 2 horas en Internet y sobre 2 horas jugando a videojuegos. Este uso aumenta con la edad en todas excepto en el uso de videojuegos.

  Desde luego, este es un dato que llama poderosamente la atención, pues del resultado, tal como destacó Rocío Mesa, se puede desprender que los jóvenes lojeños pasan un total de 10 horas diarias usando las nuevas tecnologías sumando los distintos soportes. Un dato, sin duda, demoledor.

Al respecto, la preocupación que los padres manifiestan sobre esta cuestión contrasta con el poco control sobre el uso que hacen los jóvenes de las mismas. Según el estudio, la mayoría de los jóvenes no tienen control ni de tiempo, ni de lugar, etc. Hay menos control en las chicas. Además, la medida de control más usada es el castigo, es decir, la retirada de las tecnologías cuando hacen algo mal, por lo que su disposición es completa mientras que el comportamiento sea adecuado para los padres.

Este poco control llama la atención, cuando la mayoría de los encuestados manifiestan que cuando no pueden acceder a las nuevas tecnologías les da igual. Según el informe del Centro de Adicciones, realmente no se sabe si esto es así, o, simplemente, las tienen tan accesibles que nunca se han encontrado en la situación de no poder acceder a las mismas, y por lo tanto, piensan que esa sería su reacción. También han manifestado reacciones de nerviosismo y frustración, que pueden estar indicando que se está consolidando un problema de dependencia, han reflejado desde el estudio.

En la presentación de dicho informe, junto a las dos jóvenes profesionales que lo han llevado a cabo, les acompañaban Gracia Castillo, directora médico del Centro Comarcal de Adicciones, e Inmaculada Rodríguez, psicóloga del centro, acudiendo también el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, y la edil de Servicios Sociales, Matilde Ortiz.

Ortiz destacó que el estudio ha sido posible gracias a la contratación de las dos jóvenes que lo han venido realizando durante estos meses y destacó que el objetivo era la realización de actividades preventivas “orientadas a prevenir el consumo”. La concejal habló de la importancia de dicho estudio, porque “refleja la realidad de nuestros propios jóvenes”, por lo que agradeció y dio la enhorabuena a las dos autoras del mismo.

El alcalde destacó también la importancia del estudio, ya que según informaban desde el Centro Comarcal de Adicciones de Loja, hacía más de diez años que no se había llevado a cabo un trabajo así, que pudiera reflejar los hábitos de vida de los jóvenes lojeños. Camacho también quiso destacar la labor que lleva a cabo el centro, “formado por tres grandes profesionales que conocen perfectamente el tratamiento de adicciones”.

El primer edil manifestó la intención que ha tenido el Ayuntamiento de mantener siempre el servicio, lo que se ha podido hacer “gracias al trabajo de sus profesionales”, calificando el Centro Comarcal de Adicciones como “un referente en la provincia”.

Durante su intervención, Joaquín Camacho, anunció el compromiso de que la jornada de las profesionales del centro pueda volver a ser del 100%, después de que hasta ahora se había reducido al 91%. Según añadió, el resultado de la liquidación del presupuesto de 2014 lo va a permitir.

Por su parte, Gracia Castillo dio cuenta de la memoria asistencial relativa al pasado año 2014. Así, anunció que el pasado año se trató a un total de 611 pacientes, siendo 3.606 las citas atendidas y 201 los inicios de tratamiento. En ese sentido, informó también que es Loja la localidad con más pacientes, con un total de 236, seguida de Huétor Tájar con 222, Alhama con 71, Montefrío con 63, Íllora con 12 y otros municipios. Igualmente informó de las actividades preventivas y formativas, entre las que destacan la prevención comunitaria, la prevención escolar y la prevención con padres.

Gracia Castillo destacó también que en los últimos años se ha producido un aumento de las patologías adictivas con trastornos mentales, lo que se conoce como patología dual.

Deja un comentario