Descarga gratuita del PDF del periódico

martes, 16 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Loja acogió la carrera de autos locos más multitudinaria de Andalucía Oriental con más de cuarenta inscripciones

Numeroso público llenó los más de 1 kilómetros del trazado que recorrió el centro de la ciudad dejando curvas de gran tensión e imágenes de humor gracias a las temáticas de los participantes

Ya fuera bajo el tipo de un ama de casa que tranquila en su sofá ve la televisión o en la piel del mejor grupo de gánster, los 41 participantes de la segunda carrera de autos locos de Loja hicieron disfrutar al público presente de momentos únicos. Fueron muchos los lojeños, que en compañía de familia o amigos, decidieron en la mañana de este pasado domingo 15 de agosto salir a la calle para ver esta peculiar carrera. 

Con más del doble de autos que en la primera edición, se contaba con 41 inscritos con respecto a los 19 de la primera edición, la cita también triplicaba el recorrido, siendo de 1,1 kilómetros y atravesando casi en su totalidad la ciudad de sur a norte. La calle Dos de Mayo, en las inmediaciones del actualmente en remodelación Hotel Mirador, fue el punto de partida. Los corredores, muchos de ellos procedentes de diferentes localidades tales como Alhama de Granada, Cabra, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco e incluso Sevilla, visualizaban por primera vez el recorrido mostrándose sorprendidos de las pendientes y las curvas del mismo. Aún los propios lojeños, que participaron en buen número e incluso algunos de ellos con patrocinio de empresas lojeñas como Confitería Bonachera, Industrias Campos u Obrador Oller, se mostraban no muy confiados con el trayecto planteado. 

Poco después de las 11:30 horas comenzó la actividad para disfrute de los espectadores. Al principio del recorrido se contaba con dos curvas pronunciadas y la impresionante bajada de la cuesta Chamorras, que en su curva con la calle Tamayo albergaba a gran cantidad de público. La curva del Ayuntamiento, en la unión de la cuesta de la Posadilla con Duque de Valencia también fue muy concurrida, viviéndose espectaculares giros. Pequeños y mayores disfrutaron de las conducciones de estos autos locos que también interactuaban con el público ya fuera lanzando agua, explosionando algún tipo de mecanismo o incluso metiéndose en el tipo que representaban, como fue el caso de una caja de sorpresa que no dejaba de lanzar confeti. 

Tras poco más de una hora y media de paso de autos la cita finalizó en el nuevo parque ubicado aledaño al Museo del Agua en las inmediaciones de la Avenida Rafael Pérez del Álamo. No se lamentó ningún accidente a pesar de algunas roturas en ruedas, frenos y direcciones que sufrieron los autos. Después de sobrevivir al recorrido los participantes se mostraban eufóricos por la cita y la gran afluencia que habían vivido a lo todo el trayecto. 

El organizador del evento, con el apoyo del Ayuntamiento, Francisco Morales, fue el encargado de anunciar la decisión del jurado, conformado por hombres de confianza de éste y que habían ayudado al desarrollo de la cita a lo largo de todo el recorrido. Rocío Ortiz, concejala de Fiestas, estuvo presente en esta entrega de premios. En primer lugar se obsequió a todos los participantes con una medalla y un Rosco de Loja, éste último gentileza de Confitería Bonachera. Además cada auto tuvo una ayuda de 40 euros. 

Este año no hubo premio de velocidad para evitar accidentes en un recorrido no preparado para ello. Sí se distinguió al auto más loco, al más original, más divertido, más elaborado, más reciclado y al más completo. Este último premio, que es el de mayor reconocimiento, recayó en el coche titulado Aranzada, siendo los participantes vecinos de Alhama de Granada, tierra donde se cría esta cosecha de vino. Además se sortero entre el público diferentes regalos aportados por comercios y empresas lojeñas. 

Francisco Morales como organizador de la carrera se mostró contento de que se hubieran cumplido las expectativas de la actividad y agradeció el apoyo del consistorio y las empresas colaboradoras. También tuvo palabras de elogio a los participantes y reseñó que todos los que han aportado algo lo han hecho con gusto. En cuanto al recorrido reconocía que al principio causaba respeto pero entiende que todo ha ido bien. “Queremos mejorar seguridad y seguro que los participantes también mejoran sus autos”, comentó Morales. 

El alcalde de Loja, Joaquín Camacho, reconoció el trabajo de Morales y la Concejalía de Fiestas y admiró la diversión que se había vivido en las cuestas de la ciudad. El regidor se alegró de la gran participación de público en la actividad y deseo que esta misma aceptación se tuviera en el resto de eventos de la feria. “Animo a todos a que disfruten de esta semana de fiesta de la mejor manera posible”, deseo el primer edil. 

Deja un comentario