Descarga gratuita del PDF del periódico

martes, 23 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Más de 3.100 lojeños del mundo rural eligen a sus alcaldes pedáneos para el actual mandato

Once pedanías tienen una cita con las urnas en la segunda quincena del mes de octubre

Campos, Camacho, Gallego Y Avila, En La Presentación De La Exposición. Foto: A.a.

Los vecinos de las diferentes pedanías lojeñas podrán elegir a sus representantes ante la Alcaldía en el mes de octubre. La decisión, que ya fue adoptada de igual forma en el mandato anterior, se reiteró a finales de agosto por el primer edil, Joaquín Camacho, trasladándola a continuación a la Junta de Portavoces.

Como es sabido, una cuarta parte de la población lojeña vive diseminada por once localidades y otras concentraciones rurales de entre 1.000 habitantes, como es el caso de Ventorros de San José, hasta algunas decenas de vecinos.

Según el padrón municipal de habitantes referido a 2014, la población total de Loja se sitúa en 21.136 habitantes, de los que 10.634 son varones y 10.502 mujeres, con una pirámide poblacional que tiene en la franja de edad que va de 45a 49 años su mayor valor, con un total de 1.775 personas. Es así como 3.125 vecinos tendrán la oportunidad de votar por la persona que, según sus opiniones, pueden representarlos mejor ante el consistorio de Loja, con la figura conocida como alcalde pedáneo. Comicios que, en su pasada edición de 2011, contaron con una participación superior al 52%.

Así pues, estos pequeños comicios locales son en el municipio lojeño la antesala de, a un nivel enormemente mayor, las elecciones generales previstas para diciembre. Circunstancia que, salvadas las distancias y la envergadura del proceso, sometería a los vecinos rurales de Loja a dos citas electorales en poco tiempo.

Ventorros de San José -con más de 1.000 habitantes y cerca de 800 electores-, Fuente Camacho, Venta del Rayo, La Fábrica, Ventorros de la Laguna, Riofrío, Cuesta de La Palma, Ventorros de Balerma, Venta Santa Bárbara, Cuesta Blanca y Las Rozuelas son las pedanías que elegirán a sus ‘alcaldes’ en estos particulares comicios. 

En el anuncio de la convocatoria de esta consulta popular, que probablemente se produzca en la segunda quincena de octubre, Joaquín Camacho indicó que, por segunda ocasión, no opta por nombrar a voluntad a sus representantes en los núcleos rurales del municipio, como permite la ley, sino que convoca a los lojeños que residen en estas localidades para que elijan democráticamente a quién quieren como portavoz de sus problemas ante el Ayuntamiento y el equipo de Gobierno.

“Animamos a los vecinos a que se presenten como candidatos y a que participen en las elecciones de sus pueblos, que queremos que tengan la misma calidad de vida que el casco urbano”, ha explicado el teniente de alcalde de Medio Rural, José Antonio Arco, que dice estar “abierto a escuchar las necesidades de las pedanías”.

Según explicaba el edil, la elección se celebrará en domingo en horario de tarde y el periodo de presentación de candidaturas será de una semana a partir de su anuncio oficial en el pueblo.  Arco aseguró que existe expectación entre los vecinos, “porque hay mucha gente que se quiere presentar”. No obstante, las candidaturas son personales y nunca ligadas a partido político alguno.

Para el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, la convocatoria de estas elecciones –que se aprobará definitivamente en la Junta de Portavoces del lunes 28 de septiembre– “demuestra que con mayoría absoluta se puede escuchar a los vecinos y no imponer nada”. Y es que el nombramiento de esta figura administrativa, que sirve de enlace entre el consistorio y los anejos, está legalmente atribuido al regidor. “Qué mejor que un vecino del anejo para decirnos cuál ha de ser su representante pedáneo”, ha argumentado Camacho.

Tras pasar por el pleno el reglamento que establece las funciones de estos alcaldes pedáneos y su mecanismo de elección, ahora el Ayuntamiento anima a los vecinos de estos núcleos a presentarse como candidatos. “Se pueden presentar las personas mayores de edad que residan y estén empadronados en la pedanía”, explicaba el regidor lojeño, que también se ha referido a una nueva condición que incluye el reglamento: “el alcalde pedáneo que no cumpla con las funciones que tiene encomendadas podrá ser cesado y en su lugar será nombrado el segundo candidato más votado”, comentaba Joaquín Camacho.

Entre las funciones de estos ‘alcaldes’ rurales están ostentar la representación de sus vecinos en el ayuntamiento; representar al alcalde en cada una de las pedanías; custodiar las llaves de los edificios municipales de cada localidad y supervisar su estado; ser el máximo responsable de la organización de las fiestas locales en colaboración con las asociaciones de vecinos; distribuir los bandos y comunicaciones municipales; comunicar los problemas y averías que surjan al equipo de Gobierno y trasladar al ejecutivo local las obras prioritarias para sus correspondientes núcleos de población.

Deja un comentario