Descarga gratuita del PDF del periódico

miércoles, 22 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Completado, con éxito, el reto de los hermanos Lopera entre Loja y Salobreña, este año para recaudar fondos contra el cáncer

José Antonio y Francisco Javier Lopera completan, durante 24 horas, los 140 kilómetros entre Loja y Salobreña

La ya tradicional actividad deportiva de los hermanos José Antonio y Francisco Javier en memoria de sus padres, ha vuelto a vivir este fin de semana un nuevo capítulo con la quinta edición de esta prueba atlética que, tras arrancar el viernes al mediodía en Loja, ha culminado, 24 horas después, hoy sábado en Salobreña, tras completarse los 140 kilómetros que hay entre las dos localidades.

El Memorial ‘Antonio Lopera’, que arrancó hace cinco años en memoria del padre de estos dos hermanos lojeños y que el año pasado ya fue también un homenaje hacia su madre, entonces fallecida recientemente, ha tenido este año también un carácter solidario, puesto que se ha buscado recaudar fondos para la lucha contra el cáncer con una paella solidaria que ha tenido lugar al término de la actividad, ya en Salobreña. Esta enfermedad la sufrieron sus padres y ellos quieren, con esta acción, ayudar a otras personas que la padecen, por lo que la actividad se ha hecho en coordinación con la Asociación Española contra el Cáncer.

Y es que este año, a diferencia del anterior, en el que también se hizo el mismo recorrido, pero a la inversa, José Antonio y Francisco Javier han decidido iniciar el reto en Loja, para finalizarlo en la localidad costera. Por ello, se ponían en marcha ayer viernes desde la plaza de la Victoria, lugar al que fueron a despedirlos algunos amigos, así como el alcalde lojeño, Joaquín Camacho, y el concejal de Deportes, José Antonio Gallego, quienes les desearon suerte en la aventura. Un reto, sin duda, pues la actividad ha coincidido con los días más fríos de lo que llevamos de invierno. Como ellos nos decían a la salida, “lo peor de estas 24 horas son las horas de la madrugada, por las temperaturas tan frías, con varios grados por debajo de cero”.

Eso sí, ambos confesaban estar preparados, bien físicamente. Como decía José Antonio, “lo peor, aparte del frío, es el tema de las ampollas, que el año pasado me dieron bastantes problemas en los últimos kilómetros”. De hecho, este año también ha vuelto a ser lo más duro de la actividad, aunque la llegada a Salobreña y el recibimiento por parte de amigos y familiares, compensó los difíciles momentos vividos.

El recorrido, con 140 kilómetros, como antes señalábamos, tras arrancar en la plaza de la Victoria, continuó por el camino de servicio de la autovía hasta llegar a Santa Fe y después de pasar por Huétor Tájar. Allí se sumaron otros amigos, continuando el recorrido por las localidades de La Malahá, Otura Dúrcal, Valle de Lecrín y Vélez de Benaudalla, donde también se sumaría otro grupo de familiares y amigos, para completar los últimos kilómetros hasta llegar a Salobreña, con final feliz.

Todo un reto, deportivo solidario y familiar, con el que la familia Lopera ha vuelto a recordar a sus padres y, de paso, ayudar en la lucha contra el cáncer.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario