Descarga gratuita del PDF del periódico

viernes, 24 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Seguimiento desigual de público en las dos primeras jornadas de “Loja Dos Reinos Dos Culturas”

El esfuerzo económico y humano desarrollado para este evento no se ha visto refrendado por la ciudadanía

Desigual ha sido el seguimiento de público que este año ha cosechado la celebración de “Loja dos reinos dos culturas” organizada por la asociación del mismo nombre. Si bien para esta edición se habían previsto algunas novedades, como la visita al campamento instalado en la fortaleza de la Alcazaba, y aumentado el número total de actividades, significando esa apuesta un importante esfuerzo económico y humano, la respuesta de los ciudadanos ha dejado mucho que desear, pues tanto el viernes como el sábado se ha registrado una mermada afluencia de público. Una cuestión que ha supuesto un mal resultado tanto para la organización como para los comerciantes que se trasladaban a Loja con sus productos para el mercadillo medieval o los establecimientos hosteleros que apostaban por esta recreación histórica de nuestro pasado.

Como es sabido, esta iniciativa trata de recrear cómo era la vida de la Loja de finales del siglo XV y, más en concreto, las situaciones históricas que se vivieron en la entonces Madinat Lawsa, antes y durante la conquista y las luchas entre nazaríes y cristianos. En torno a la tercera Batalla de Loja -la de 1486 que dio la victoria a los reyes católicos- personajes como Isabel I y Fernando, Boabdil y Morayma, Aixa -madre de Boabdil- Aliatar -yerno del rey nazarí-, Gonzalo Fernández de Córdoba ‘el Gran Capitán’, Fray Hernando de Talavera y un largo etcétera salen a las calles para encontrarse con los vecinos, muchos de ellos también ataviados con vestimentas medievales propias de la población cristiana o nazarí.

MERCADILLO MEDIEVAL

Dentro de las actividades organizadas por la Asociación Loja Dos Reinos Dos Culturas, el viernes por la tarde se abría el mercadillo medieval instalado en la plaza de Joaquín Costa . En el puede disfrutarse tanto de las piezas de exposición como de venta que se incluyen en el catálogo de puestos previstos para este año. Desde una magnífica muestra de cetrería, pasando por alimentación, artesanía, quiromancia, jabones, miniaturas, bisutería, objetos de cuero, jabones, tapices y vidrio, entre otros productos se dan cita en una buena aproximación a el pasado histórico de nuestro territorio. Además, un grupo de música y danza recorren el mercado con sus tonadas y la bella bailarina del vientre bailando entre los visitantes. El conjunto se completa con algunos columpios de tracción manual y elaboración rústica. Así mismo, una serie de bares participan en el evento con la preparación de tapas especiales, tanto de la cultura nazarí como cristiana. Un magnífico paseo por nuestro pasado.

Pues bien, tanto el viernes como el sábado, la presencia de personas por sus instalaciones ha sido en algunos casos inexistente, como fue el viernes noche y el sábado a mediodía, y esa misma jornada por la noche hubo más ambiente aunque poco ánimo de compra. Así lo aseguraba el presidente del colectivo lojeño organizador del evento, Antonio Ruiz, quien con preocupación se refería incluso al panorama que han tenido que afrontar las personas que se han desplazado hasta Loja y que en esas dos jornadas apenas han vendido. Es el caso de uno de esos comerciantes artesanos que en los dos días había hecho una caja total de 50 euros.

El citado sábado 30 de junio, tanto en horario de mañana como de tarde, se ha ofrecido un acercamiento a los modos de vida, costumbres, utensilios, armas de guerra y vestuario de las dos civilizaciones que inspiran esta recreación histórica. De la mano del grupo Battle Honors, con una alta capacidad didáctica y gran fluidez comunicativa, en la fortaleza de la Alcazaba el ciudadano ha podido vivir el episodio de un día cualquiera en la Lauxa de finales del siglo XV, cuando confluyen en un decisivo momento histórico el mundo nazarí y el cristiano. La muestra se presentaba con un gran rigor historicista y gran número de artículos bien datados, lo que ayudaba perfectamente a comprender una de las etapas más importantes de nuestro pasado. 

Así mismo, el viernes se presentaba un espectáculo de circo a cargo de Don Rodrigo, acompañado de músicos y malabaristas y otro de carácter cómico con el fuego como protagonista; mientras que el sábado por la tarde se mantenía el espíritu recreacionista al ofrecerse una acción de “lizas” por la asociación Battle Honors en la plaza de la Constitución y posteriormente, en el barrio de la Alcazaba, una representación teatral a cargo de “Loja dos reinos dos culturas” y un desfile de antorchas noche cerrada ya por las calles que se extienden bajo la fortaleza.

Entre unas y otras actividades, el casco histórico de Loja se ha visto envuelto en el ambiente medieval que aportaban los músicos, la bailarina de la danza del vientre, malabaristas y cómicos, lo que daba una sensación sonora de vivir cinco siglos atrás.

Y para la última jornada de celebración, ya en este domingo 1 de julio, se reservaba otro de los momentos estelares de la programación, con el desfile de tropas y posterior asalto a la Alcazaba por parte de las huestes cristianas. 

El medio día reservado para el mercado, el espectáculo de circo y la hora “del buen yantar”, al igual que el resto de jornadas y ya por la tarde, los cómicos y los músicos recorrerán las calles del mercado y habrá una nueva representación teatral a cargo de los miembros de la asociación. Finalmente, y como cierre del evento, se sucederán los espectáculos de circo y fuego.

Por si todo esto fuera poco, durante el fin de semana del evento se han repetido las exhibiciones de aves rapaces, con vuelo de águilas; y el disfrute de la gastronomía con la Ruta de la Tapa Histórica, en la que participan seis establecimientos de Loja.

Deja un comentario