Descarga gratuita del PDF del periódico

miércoles, 12 de junio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

La kioscoteca ofrece sus servicios bibliográficos junto al paseo de Narváez

En agosto se trasladará a Ventorros de San José y en septiembre al barrio Alto

Corbacho Busca El Balón Perseguido Por El Lojeño Chico. Foto: Paco Castillo.

Siguiendo con el calendario previsto por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Loja, desde el pasado 1 de julio, la kioscoteca se ha mudado desde la Glorieta de los Ángeles hasta el paseo de Narváez, justo a la vera de la zona de columpios que hay en los jardines.

El periplo de esta innovadora iniciativa continúa, por tanto, con una nueva etapa, si bien a primeros de agosto su ubicación estará situada en la localidad de Ventorros de San José, y ya en septiembre lo hará en el recién adecuado parque infantil de la plaza de Santa Catalina, en el barrio Alto.

El proyecto de la kioscoteca arrancó hace ahora tres años y mediante un kiosco como los de helados o chucherías, aunque perfectamente señalizado para su cometido, traslada una buena cantidad de libros infantiles y juveniles hasta zonas de ocio infantil.

El objetivo es acercar la cultura literaria a los lugares donde los más pequeños juegan, con lo que se les brinda la oportunidad de sacar en préstamo un ejemplar, bien para leer en ese mismo parque, o para llevar a casa.

La idea, según la concejal de Cultura, Consuelo Bueno, es que durante la época estival, los más jovencitos sigan familiarizados con la lectura, ya que durante el curso escolar de esa tarea se encargan fundamentalmente los enseñantes, sin olvidar a las familias.

Sea cual sea el número de prestamos que se realizan cada tarde, lo cierto es que los niños y niñas están visualizando entre juegos la presencia de los libros y las posibles historias que les sugieren.

Por su parte, el alcalde lojeño, Joaquín Camacho, insiste en la necesidad de que ese reclamo lector sea un referente en cada punto de la geografía municipal, por lo que a la novedad de este año, de acercar la kioscoteca a diferentes zonas de la ciudad o de las pedanías, seguirá su avance por otros lugares en ediciones siguientes.

Camacho, que además de primer edil es psicopedagogo ha destacado la importancia de leer para que las personas se formen y adquieran una mayor cultura, de ahí que exprese su convencimiento de la rentabilidad social de esta iniciativa.

En torno a la kioscotea instalada en el parque infantil de los jardines del Paseo de Narváez, mamás y jóvenes lectores ojeaban los ejemplares con vistas a retirar alguno de ellos, incluso alguna chica, una gran devoradora de libros según su madre, necesitaba más de un ejemplar al día para satisfacer sus necesidades lectoras.

Al acercarse a esta kioscoteca es como si lo hiciese a la propia biblioteca matriz, la municipal Ibn al Jatib, que se encuentra, como es sabido, en el complejo del Mercado. Mediante el carnet que se le confecciona, los jóvenes pueden retirar los libros en esta kioscoteca, pero igualmente y durante todo el año pueden hacerlo en la sede central, incluyendo ya otras opciones, como los vídeos o los compact-disc de música que se ofrecen en su fondo editorial.

Deja un comentario