Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 15 de junio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Una noche de ánimas en la que la naturaleza se mostró impactante mediante la lluvia, los relámpagos y los truenos

Veinticinco litros de lluvia por metro cuadrado atestiguan la densidad de una tormenta que, aunque esperada, sorprendió por su dramaturgia

José Antonio Castilla Celebra La Victoria Nada Más Concluir La Carrera.

Más que de noche de difuntos, la pasada podría calificarse de noche de naturaleza viva al máximo exponente. Relámpagos que iluminaban la ciudad como si fuese un foco sobrenatural dándole un aspecto extraordinario y sorprendente, truenos que duraban segundos y recorrían el ánimo de los ciudadanos con la misma intensidad con la que colapsaban el paisaje sonoro del territorio. Toda una dramaturgia propia de una noche singular, como es la del Día de Todos los Santos. Tránsito de lo humano a lo sobrenatural para algunos, noche de recuerdos para los más, y los medios de comunicación borboteando pasajes extraños de antaño, situaciones inexplicables de la historia y leyendas de ánimas por doquier.

En ese contexto se presentaba una tormenta de las que nutren de misterio las películas de terror. El agua cayendo estrepitosamente mientras todo el aparato eléctrico del universo parecía concentrarse en este rincón del planeta. Así parecía, aunque bien es cierto que lejos estaba de que esta fuera la realidad más apabullante de la Tierra. Pero eso se pensaba, al menos en Loja, que era el diluvio universal.

Al final, con la llegada de la calma, la recogida de datos. Y en el pluviómetro de este cronista se alcanzaban los 25 litros de lluvia por metro cuadrado. Una buena cifra que se acumulaba en alrededor de cuatro horas. Desde las 21:30 hasta pasada la una de la madrugada.

Afortunadamente, toda la escenografía de una naturaleza en pleno desenvolvimiento no se tornaba en daños para las personas.  Consultada la Policía Local y el Parque de Bomberos de Loja, confirmaron que, salvo una incidencia en Venta de Santa Bárbara, no hubo que lamentar sucesos importantes.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario