Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 21 de julio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Santa Clara emerge de nuevo como la joya de la ‘Flor entre espinas’

En estos momentos finaliza la última fase de recuperación de las pinturas murales de la Iglesia, claustro y algunas del coro inferior, mientras que las obras de gran calado se dan por concluidas

Seguramente sea la mejor noticia para el patrimonio artístico e histórico que ha recibido Loja en las últimas décadas. Quedan pocas semanas para que el Convento de Santa Clara, joya del siglo XVI encargada por los Reyes Católicos tras la reconquista, de nuevo abra sus puertas tras cerrarlas el pasado 15 de enero de 2012. Más de siete años de espera para volver a ver en todo su esplendor este monumento único en toda Granada. 

En diciembre de 2016, y a instancia del Gobierno Local, el alcalde de Loja, Joaquín Camacho se lo pidió expresamente a la Ministra de Fomento, por entonces Ana Pastor, en una visita a las obras del AVE, el Boletín Oficial del Estado publicaba la licitación de las obras de restauración del convento por un montante de 1.999.802 euros. Esa cuantía correspondía al programa del 1% Cultural de ese ministerio. 

Desde entonces no solo se han cumplido los plazos sino que se han acortado. Las obras se inician a principios de 2017 con un plazo inicial de ejecución de 29 meses. Teniendo en cuenta que quedan pocas semanas para su culminación los plazos se han reducido de forma considerable. Ya en el último presupuesto del Gobierno del PP, que vino a Loja a explicar el entonces delegado, se impulsó la inversión con la idea de acabar en la mayor brevedad posible, como será. 

Durante estos meses el proyecto incidía en la necesidad de acometer la reparación inmediata de la cubierta de la iglesia y coro alto, debido al desprendimiento y caída de parte del artesonado de la cubierta con el consiguiente peligro para los feligreses de la parroquia. Este hecho motivó que desde enero de 2012 no se llevarán a cabo cultos en la misma. Entre las patologías subsanadas destaca en primer lugar el empuje que lleva a cabo la techumbre de la iglesia sobre los muros laterales, principalmente el que da a la Cuesta de las Monjas, que aunque ya seguro, sigue mostrándose pandeado. Otra cuestión mermada es la incidencia de la humedad que aparece en la base y coronación de estos muros de la iglesia. La restauración y puesta en valor de las pinturas murales que ocupan las paredes interiores de la Iglesia ha sido una ardua labor ya que se encentraban muy alteradas y ocultas por una densa capa de suciedad.

EL CONVENTO ESPERA SU MEJORA

A pesar de que este proyecto no ha permitido actuar en el convento como tal, sí se ha actuado en la cubierta de la galería del claustro; realizada su cubrición por planchas de fibrocemento claramente discordantes con el entorno del Convento y totalmente opuestas a su concepción original. El informe del arquitecto destaca que “por cuestiones económicas no ha sido posible acometer obras de rehabilitación en el resto de las cubiertas del Convento que presentan en algunas partes problemas de entrada de agua que afectada la armadura de par y nudillo y tirantes dobles -todo ello decorado con pintura-, así como actuar en las humedades generalizadas que presentan los muros y separaciones de la planta baja del Convento”. Afirmándose más adelante que estas cuestiones “se dejan expuestas estas consideraciones para futuras actuaciones”. Esto deja entrever que el uso del Convento, sea cual sea, deberá de esperar a nuevas actuaciones. No así la Iglesia, coros, sacristía y oratorio superior, que volverán a poder tener su funcionamiento religioso. 

Concretando, el proyecto ha incidido en la recuperación del artesonado y pinturas de la Iglesia y el saneado de sus muros, así como la mejora de la cubierta de la galería de la zona de clausura.  Con esas actuaciones se deja claro que con ello se “mantiene -aunque sea en una primera fase- el patrimonio histórico artístico al servicio del municipio, en segundo lugar se recupera la asistencia religiosa y de culto al barrio”. 

ACTUACIONES CONCRETAS

– Artesonado y armadura de la cubierta de la Iglesia y coro alto.

– Humedades en base y coronación de muros de la Iglesia.

– Pinturas murales en paredes interiores de la Iglesia.

– Humedades en suelo de Iglesia, coro bajo y sacristía de la Iglesia.

– Humedades en techos de coro bajo, sacristía y oratorio en planta alta.

– Estructura del balcón del órgano de la Iglesia.

– Portada de piedra y tejaroz de la Iglesia.

– Carpinterías de la Iglesia y coros.

– Cerrajería de coro y ventanas de la Iglesia.

– Alumbrado y electricidad de la Iglesia.

– Espadaña de la Iglesia.

– Cubierta de la galería superior del claustro del Convento.

Deja un comentario