Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 23 de junio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

PP y PSOE protagonizan un tenso enfrentamiento en el pleno a cuenta de la residencia La Misericordia

El Ayuntamiento denunciará a la Junta por el retraso en los pagos de las subvenciones del centro asistencial

El Centro Sanitario De Loja Avanza En La Vacunación De Los Más Jóvenes.

PP y PSOE volvieron a protagonizar un tenso y agrio enfrentamiento en el pleno municipal, esta vez a cuenta de la situación económica que padece la residencia de mayores Nuestra Señora de la Misericordia. Durante algo más de una hora y media se prolongó el debate sobre dos mociones referidas al centro asistencial –una presentada por los socialistas y otra por el propio alcalde- en el que fueron continuos los cruces de reproches, interpelaciones y salidas de tono entre ambos partidos. La situación de tensión también se vivió al final de la sesión, en torno a la una de la madrugada, momento en que algunos trabajadores de la residencia intervinieron para denunciar la difícil situación que están padeciendo con el retraso del cobro de sus nóminas. 

La primera de las mociones, la que elevó al pleno el grupo socialista, pedía al Ayuntamiento que hiciera efectivo el pago de los salarios a los trabajadores a través de partidas presupuestarias del consistorio “derivadas del superávit al que el se refiere en repetidas ocasiones”, según explicó Juan Francisco Mancilla, portavoz socialista. La propuesta también pedía a la Junta de Andalucía que pague la deuda que tiene contraída con la residencia y que acelere el abono de la subvención mensual, y al  Gobierno de España que pague a su vez a la administración andaluza lo que adeuda en materia de dependencia.

El alcalde acusó al líder socialista “no conocer la realidad presupuestaria de la residencia”, al tiempo que aseguró el superávit “real” conseguido en ejercicios anteriores “ya está invertido” en varias actuaciones, como el asfaltado de calles y caminos rurales o en subvenciones a clubes deportivos, por lo que “es imposible utilizarlo de nuevo”. En cualquier caso, defendió que “cuando el Ayuntamiento ha tenido la posibilidad de adelantar dinero, lo ha hecho”, y cifró en  120.000 euros lo que el consistorio lojeño ha llegado a avanzar a la residencia. 

El primer edil lojeño explicó las gestiones que él mismo como presidente de la fundación que gestiona la residencia está haciendo “para dar viabilidad al centro”, cuyos problemas financieros podrían estar solventados “en un plazo de ocho años”. Joaquín Camacho expuso que desde junio de 2015 la Junta no ha pagado la subvención mensual que destina, de unos 60.000 euros. 

También se refirió a la deuda de 1,8 millones de euros que soporta la residencia. En este punto, admitió que ha aumentado durante los últimos años en los que ha estado al frente de la gestión del organismo, debido a que ahora se están pagando 61 cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores “que no se pagaron durante cinco años y que están generando un 20% de recargo más los intereses generados durante todo este tiempo”. 

Juan Francisco Mancilla dijo que de las palabras del alcalde no se podía extraer “ninguna solución” y que los trabajadores se iban a ir a sus casas “un día más sin cobrar”. También reprochó que el regidor “se haya gastado el superávit en asfaltar calles” y le invitó a realizar las operaciones de tesorería oportunas para pagar a los empleados de la residencia: “Si se pudieron hacer antes de las elecciones, ahora también; es el momento de que demuestre que hay superávit”, reprochó el líder socialista. 

Por su parte, el portavoz de Loja Plural anunció que su grupo se iba a abstener en la votación al diferir en la forma en que estaba planteada la moción. Además, propuso a los grupos municipales una reunión en la que plantear el problema de la residencia y aportar soluciones conjuntas para atajarlo. Finalmente, la moción no prosperó, ya que consiguió sólo los 9 votos afirmativos del PSOE. 

Con un tono un poco más relajado se abordó el segundo expediente relacionado con la residencia, en este caso elevado al pleno por el regidor lojeño. En él se solicitaba a los corporativos el visto bueno a la interposición de un recurso judicial contra la Junta de Andalucía por el incumplimiento de los plazos legales de pago de la subvención que cada mes debe aportar, según convenio, a la residencia. 

El regidor lojeño defendió que “esta es la solución para exigir lo que nos corresponde, que la Junta pague lo que debe”, argumentando que el Gobierno andaluz está incumpliendo el propio convenio firmado con la fundación y además “su propia orden que regula los convenios de las residencias de Andalucía”. Camacho cifró en 230.000 euros la cantidad que adeuda la Junta, derivada de las mensualidades de julio, agosto, septiembre y octubre. 

El portavoz socialista rechazó aprobar el contencioso argumentando que “no va a llegar a ningún sitio, sólo va a ser una pérdida de tiempo y de dinero al Ayuntamiento”. Mancilla abogó por “encontrar soluciones desde la política y no por la vía judicial”, tachando además de “paripé” la propuesta del alcalde “porque el proceso se va a alargar muchos años y no se va a solucionar nada”.

Más adelante, Camacho anunció que convocará en los próximos días una Junta de Portavoces para plantear soluciones a la residencia. La moción finalmente salió adelante con los votos favorables del Partido Popular y Loja Plural y los negativos del PSOE. 

Tras tratar una serie de puntos después de los reseñados, la situación de la residencia volvió a salir al final de la noche plenaria. Varios trabajadores del centro, presentes durante toda la sesión, tomaron la palabra. Uno de ellos explicó la situación “insostenible” que están viviendo, pidiendo soluciones a corto plazo para poder cobrar sus nóminas. Otra compañera intervino para recriminar a la bancada socialista que no apoyara el recurso contra la Junta. Esta situación derivó en un enfrentamiento entre los propios trabajadores de la residencia, con momentos de tensión que continuaron fuera de la casa consistorial.

En lo político, también saltaron chispas entre Camacho y Mancilla cuando volvió a salir la deuda con la Seguridad Social que soporta la residencia. El líder socialista negó que no se hayan pagado las cuotas en cinco años “porque el centro estaría ya cerrado”. Por su parte, el alcalde calificó de “osadía” las declaraciones del socialista, al tiempo que anunció que expondrá públicamente la deuda en cuestión.  

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario