Descarga gratuita del PDF del periódico

jueves, 30 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Los agricultores lojeños, preocupados por la prolongada sequía, ante la inminente campaña de recogida de aceituna

Las pérdidas en la comarca de Loja van a ser muy importantes en el olivar, especialmente, aunque la falta de agua también está afectando a otros cultivos, como el del espárrago

La prolongada sequía que se viene produciendo desde hace meses está afectando especialmente al sector agrícola y ganadero. En la comarca de Loja y el Poniente Granadino, donde buena parte de sus recursos tienen que ver con el medio rural y, en particular con productos como el aceite o el espárrago, la sequía está causando auténticos estragos en un sector que muestra su preocupación ante la situación.

Baste como dato el hecho que ya les apuntábamos días pasados, y es que el año agrícola 2016-2017, que acabó de finalizar el pasado 30 de septiembre, ha sido el segundo más seco en Loja de los últimos sesenta años. Con un saldo total de 269,25 litros de lluvia por metro cuadrado, sólo existe un año con menor caudal, el de 1994-1995, en el que sólo se registraron 234,25 litros. 

Especialmente dañina va a ser la falta de agua en la próxima campaña de recogida de aceituna, donde las pérdidas van a ser muy graves y la producción se va a quedar muy por debajo de lo que viene siendo habitual. Si la pasada ya fue bastante mala, la nueva campaña aún va a ser peor, según han asegurado a Onda Loja Radio y El Corto de Loja los responsables de las distintas cooperativas agrícolas de la zona que auguran pérdidas de prácticamente un 80%, en algún caso, en la producción de aceite para la campaña 2017/2018. La situación, pues, es realmente alarmante si no llegan las lluvias.

De hecho, aunque pueda llegar la ansiada agua en los próximos días, como parece, poco va a solucionar ya de cara a la inminente campaña, si bien, lógicamente sí redundaría de forma positiva en la del próximo año, así como en otros cultivos de la zona, como pueden ser el espárrago, la patata u otros productos.

Puestos en contacto con las principales cooperativas agrícolas lojeñas, dedicadas a la producción de aceite de oliva y espárrago, todas han coincidido en la preocupante situación que vive el sector y en las malas expectativas ante la nueva campaña.

Para José Velasco, presidente de la Cooperativa San Isidro de Loja, “el daño que estamos padeciendo está siendo tremendo, porque la cosecha del año pasado ya fue pequeña, pero este año va a ser aún peor, ya que se está agravando mucho, los olivos están de pena y hay sitios donde, incluso, se ha perdido la cosecha entera, como ocurre, por ejemplo, en la zona de ‘Los Moleones’, especialmente en los olivos grandes”, relata Velasco, quien añade que “hay zonas en las que ni siquiera valdrá la pena entrar a recoger la aceituna”.

Según el presidente de San Isidro “nuestros socios están muy preocupados ante la falta de agua, que aseguran que todavía va a tardar unos días en llegar”. En cualquier caso, la campaña de este año está prácticamente perdida. “Aunque llueva ahora apenas va a solucionar ya nada este año, aunque sí lo haría para el próximo, porque los olivos se refrescan”.

Esta cooperativa, en un año normal, suele producir unos 60 millones de kilos de aceituna, mientras que el año pasado apenas se quedó en la mitad. Para esta campaña aún será peor, según relata José Velasco. “Este año será difícil que podamos superar los 18 o 20 millones”, señala.

José Velasco añade que, ante la situación de sequía tan prolongada que se viene produciendo, serían necesarias más ayudas a los agricultores “en forma de subvenciones o algo que permitiera, al menos en parte, soportar estas pérdidas tan grandes que van a tener, porque se trata de dos cosechas seguidas, una mala y la otra peor”.

Y es que, como concluye el presidente de San Isidro “esta sequía está afectando a toda la agricultura en general, también al espárrago y otros cultivos, ya que el daño es muy grande y la preocupación lógica por parte de los agricultores”.

Otra cooperativa de la zona, ubicada en Ventorros de San José, es Cerro Gordo, dedicada a la producción de aceite. En la misma línea, su presidente, Antonio Ruiz, se ha referido a la importante merma sufrida en la producción de aceituna a consecuencia de la falta de agua que, además, se está notando más en la vega granadina que en otras zonas, según ha señalado. “En otras zonas como en Córdoba hay aceituna, pero aquí ha llovido bastante menos y la que hay se está secando, por lo que las previsiones son muy pesimistas y la campaña seguramente será de las peores de los últimos años”.

El olivar, en particular, se va a ver muy afectado por esta sequía. Es más, según añade Antonio Ruiz, “el calor también está haciendo que la aceituna madure antes de tiempo, por lo que, incluso, tendrá que empezar antes la campaña, lo que aún complica más la producción”. 

La preocupación entre los agricultores, pues, es lógica “porque los gastos son los mismos, pero los ingresos disminuyen considerablemente al bajar la producción, por lo que lo están pasando bastante mal y esto es algo que afecta, en general, a toda la economía de la zona, que depende mucho de la agricultura y, en particular, del sector del aceite”.

En el caso de Cerro Gordo, su presidente apunta que “la producción normal aquí viene a ser de unos 12 millones de kilos y este año podemos irnos prácticamente a la mitad o incluso menos si las lluvias continúan sin llegar en los próximos días”, se lamenta Antonio Ruiz.

Por último, dedicada al espárrago está la cooperativa Los Gallombares de Ventorros de San José. Su presidente, Pedro Sillero, ha mostrado también su preocupación por la falta de agua. “Si no tenemos lluvias con una cantidad de al menos 150 o 200 litros de aquí a final de año, está claro que la próxima campaña será mala en cuanto a los espárragos”. En ese sentido, añade que “afectaría al menos en un 50% a la producción, así como a la calidad, ya que el espárrago en su mayor parte es agua y sin ella, el resultado va a ser un espárrago fino y de mala calidad”.

Según Pedro Sillero “todo el sector está muy preocupado, después de un año pasado que tampoco fue bueno en cuanto a la calidad y está claro que el próximo será aún peor si no llegan las lluvias de aquí a final de año, pero para que mejoren las expectativas sería necesario que las lluvias llegaran ya”.

En cuanto a la producción de espárrago en la cooperativa ‘Los Gallombares’, en condiciones normales se suele mover en torno a los 7 millones de kilogramos. Sin embargo, una situación de sequía como la que se viene sufriendo podría mermar dicha producción en al menos un 50%, según apunta Sillero, quien no ve soluciones para remediar estas expectativas. “Dependemos de que llueva, que es el único remedio para mejorar la producción y tener una buena campaña”.

Y es que, como coinciden todos los responsables de las distintas cooperativas de la zona, las ayudas y subvenciones palian, en parte, la falta de agua, pero, al final, si las lluvias siguen sin llegar poco se puede hacer, ya que es la principal fuente y de la que depende todo el sector.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario