Descarga gratuita del PDF del periódico

lunes, 20 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Loja ya cuenta con un nuevo equipamiento turístico donde interpretar el agua, su recurso natural por excelencia

El Centro de Interpretación del Agua, que abrió ayer sus puertas, está diseñado para enfocar históricamente a Loja en relación al líquido elemento

Loja, la “ciudad del agua”, ya tiene un nuevo equipamiento turístico destinado a poner en valor el líquido elemento, su recurso natural por excelencia. En la tarde de ayer abría sus puertas, con varios años de retraso y no pocos problemas técnicos y presupuestarios, el Centro de Interpretación del Agua, un nuevo espacio museístico diseñado para enfocar turística e históricamente a Loja en relación al agua.

No se trata de un museo al uso, sino que se ha buscado que sus contenidos sean muy didácticos y que exista interacción con los visitantes para que puedan explorar y conocer lo que significan los recursos hídricos en la ciudad y su historia. A través de paneles explicativos, fotografías y audiovisuales se destaca el uso del agua desde tiempos prehistóricos, gracias a fuentes como la de los 25 Caños, monumentos naturales como Los Infiernos de Loja, o multitud de nacimientos y parajes como Riofrío.

El centro, cuyo coste total supera los 600.000 euros, está ubicado en la plaza del Donante, en la avenida Rafael Pérez del Álamo. Se enmarca entre dos chimeneas que quedan del antiguo molino aceitero de la Cooperativa San Isidro y junto al río Genil. El edificio se asemeja a un gran cubo de hielo, distribuido en dos plantas. Está recubierto por una gran cristalera en la que se puede leer la palabra agua en varios idiomas.

La inauguración tuvo lugar en la tarde de ayer martes con la presencia de los miembros de la corporación municipal, tanto del equipo de gobierno del PP como del PSOE, alcaldes pedáneos, así como colectivos empresariales y sociales y, en definitiva, todos aquellos actores cuyas actividades tienen que ver con el agua y sus usos. 

La concejal de Turismo, Paloma Gallego, señaló que, con este centro, el agua no sólo es un recurso natural y económico, sino que se convierte “en un gran recurso turístico para Loja”. Así, subrayó la importancia de los manantiales y parajes como El Frontil, La Presa o Riofrío “que están siendo utilizados para el desarrollo de una actividad económica que genera muchos puestos de trabajo y que lleva el agua de Loja por toda España”. 

Por su parte, el alcalde Joaquín Camacho afirmó que el centro va a contribuir al desarrollo turístico y social de municipio “divulgando la riqueza del agua en la ciudad, que está presente en cada rincón”. “Donde hay agua hay vida, y eso es lo que pretendemos, dar vida, desarrollo y avance turístico a Loja”, afirmó el regidor. También destacó el aspecto diferenciador que tiene este museo con respecto a otros de la provincia y adelantó que Turismo está trabajando para llegar a un acuerdo con el  Parque de las Ciencias para que el centro sea una extensión en Loja de su labor divulgativa.

Tras estas declaraciones, y después de cortar la cinta inaugural y descubrir la placa que atestigua la inauguración del edificio, las autoridades recorrieron cada una de sus dependencias atendiendo a las explicaciones de Ramón Pérez, técnico de Turismo. Además, numerosos lojeños tuvieron la oportunidad de conocer por primera vez el interior del museo. 

El centro será gestionado directamente por el Área de Turismo del Ayuntamiento de Loja. A partir de hoy estará abierto a los lojeños y turistas, que podrán visitarlo los miércoles, jueves y viernes por la mañana, de 10 a 14 horas, y por la tarde, de 18 a 20 horas. Los sábados, domingos y festivos, bajo petición previa y con reserva de visita guiada. El precio de la entrada general para adultos es de 3 euros, 1,5 euros para niños de hasta los 14 años. Los nacidos o residentes en Loja pueden entrar gratuitamente.  

DEPENDENCIAS Y CONTENIDOS

Nada más entrar al vestíbulo, lo primero que se encuentra el visitante es la pregunta “¿es posible vivir sin agua?”, situándose en el concepto general del centro. En las inmediaciones hay un espacio multifunción donde se encuentran varios elementos con diferentes usos: por un lado un mostrador de recepción, un gran plano gráfico de Loja y su comarca, y el primero de los elementos interactivos, un módulo en el que poder bucear  en los recursos turísticos de la ciudad y sus alrededores a través de una pantalla táctil. Junto a este espacio, el centro dispone de un pequeño almacén.

Continuando con el recorrido del centro, el siguiente espacio es la Sala de la Inmersión, que tiene como módulo principal sobre el que giran todos los contenidos un gran panel interactivo con información sobre el elemento agua. Y junto a este, tres módulos que representan los tres estados del agua: sólido, líquido y gaseoso. Esta sala se completa con temas referidos a aspectos generales del agua y sus características, y ambientada totalmente en tonos azules.

En el centro del edificio, existe un gran patio en el que se ha recreado un bosque típico mediterráneo, con especies de coníferas. 

Y para terminar la visita a la planta baja se encuentra la Sala de las Historias, en donde se complementan, amplían y dotan de características históricas los temas tratados en el entorno. Así, un montaje a modo de estructura de laberinto de cristal como metáfora de una ciudad que se recorre va desgranando la relación de Loja con las civilizaciones que la han habitado y el uso que han hecho del agua. En esta sala están presentes, de manera metafórica y sugerente, los diferentes recursos presentes desde la Prehistoria a nuestros días, y que se pueden visitar en la ciudad y en los alrededores, desde los primeros pobladores y su relación con los manantiales, hasta el uso actual del agua en las piscifactorías y embotelladoras.

En la subida de la escalera y a forma de gran falla, existen otras preguntas del tipo “¿Cuántas fuentes hay en Loja?”, que presentan a los visitantes los temas en los que van a profundizar en esta primera planta.

Una vez arriba, en la Sala del Entorno, unos módulos en forma de gota de agua de diferentes alturas y unos cubos de cristal, en clara referencia al edificio contenedor, guían a los visitantes por un recorrido que simula el cauce del río. En el trayecto, además de las ideas de conservación, protección y conciencia del uso del agua, están relacionados el líquido y Loja en sus tres situaciones geográficas: en el cielo en forma de precipitaciones meteorológicas, en el subsuelo como captación y reserva del recurso, y en el territorio como elemento que fluye y genera vida. Unos módulos interactivos con pulsadores, imágenes que se encienden al paso del visitante, proyecciones que sitúan al visitante en el entorno, y maquetas que ofrecen perspectiva, aportan al salir de la sala un conocimiento intenso y emocional sobre el agua en Loja y la geografía a la que contribuye.

Continuando con la visita de la primera planta, se encuentra un pequeño Laboratorio donde poder realizar algunos experimentos, y una Sala de Estudio/Biblioteca. Finalmente, y para concluir la visita, el Centro de Interpretación del Agua dispone de una Sala de Audiovisuales. También existen, en cada planta, dos baños públicos y un ascensor. 

UN LARGO CAMINO PARA SU APERTURA

La Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, a través del Plan Turístico Ciudades Medias, y el Ayuntamiento de Loja, han impulsado esta nueva infraestructura que se pone en marcha con el objetivo de potenciar la oferta de turismo cultural y monumental de la localidad. 

La inauguración del museo acumula un retraso de casi siete años. Su apertura estaba prevista para finales de 2009, pero una serie de circunstancias han demorado el proyecto. Primero se pasó de presupuesto. Después hubo cambios en el proyecto y problemas técnicos que demoraron en el tiempo su apertura. 

En los últimos meses se han corregido una serie de pequeños desperfectos que presentaba el edificio, actuaciones que se han centrado principalmente en mejorar la seguridad. Consolidación de cristaleras, detalles internos y mejoras informáticas, son los últimos detalles que se han llevado a cabo en el recinto. Cabe destacar que el suministro eléctrico también se ha solucionado, ya que era uno de los inconvenientes para su apertura en los últimos años.

BATALLA POLÍTICA

El Museo del Agua ha sido el origen de numerosos enfrentamientos entre el gobierno municipal y la oposición. El Partido Popular anunció en reiteradas ocasiones su puesta en marcha, lo que finalmente no llegaba a materializarse. Un hecho que el PSOE utilizó para denunciar que los ‘populares’ querían sacar rédito electoral anunciando “a bombo y platillo” la apertura del centro museístico. Además, ambos partidos se enfrascaron en el uso del Museo. El PSOE propuso que acogiera las dependencias de la empresa municipal Gemalsa para acercar este servicio al ciudadano, mientras que el PP defendió su finalidad divulgativa de forma exclusiva. 

Deja un comentario