Descarga gratuita del PDF del periódico

miércoles, 22 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Loja supera las 400 sanciones por incumplir el estado de alarma

En la última semana se han impuesto más de un centenar, en su mayoría a personas reincidentes, y ya hay un detenido

Salvo contadas excepciones, los lojeños están respetando de manera ejemplar el confinamiento en sus casas impuesto por el Decreto de Estado de Alarma. Así lo confirma la Jefatura de la Policía Local de Loja, que hace un balance positivo de estas seis semanas de aislamiento. “La inmensa mayoría de la población está siendo responsable con las exigencias de las autoridades sanitarias para contener el virus, aunque siempre hay algunas personas cuya actitud deja mucho que desear”, explica Elena Ortiz, jefa de la policía lojeña, a Onda Loja Radio. 

Según los datos aportados, Loja supera ya las 400 sanciones impuestas por vulnerar la ley. De ese total, 270 denuncias son del cuerpo de seguridad lojeño y, el resto, de la Guardia Civil. Llama la atención que sólo en la semana pasada se impusieron 100 sanciones. Según Ortiz, esto puede ser debido a un cúmulo de circunstancias como una cierta relajación de la ciudadanía por la evolución positiva de la pandemia y por la cantidad de días que ya se acumulan de confinamiento. En cualquier caso aclara que mayoritariamente son denuncias a personas reincidentes. “Hay personas que han sido denunciadas en más de una ocasión, como es el caso de una que incumplió hasta en cinco ocasiones el confinamiento y tuvo que ser detenida”, indica Ortiz, quien aclara que las detenciones dependen del tipo de incumplimiento: “No es lo mismo salir a dar una vuelta en el coche o que varias personas se junten para hacer una fiesta, por lo que las medidas policiales van a variar en función de esas circunstancias”. 

La Jefa de la Policía Local asegura que en Loja no se detectaron intentos de salidas de fin de semana o Semana Santa a segundas residencias ni, más recientemente, al campo para celebrar la festividad de San Marcos. “Mayoritariamente la gente está siendo muy responsable. Podemos contar una decena de denuncias en ese día de San Marcos, una cantidad muy poco significativa como para decir que la población se ha querido saltar el confinamiento”, afirma Elena Ortiz, quien también subraya el buen comportamiento de los lojeños en los paseos permitidos a los más pequeños. A pesar de algunas imágenes que se han visto en redes sociales de actitudes poco responsables, la jefa aclara que en Loja no se han visto casos de ese tipo. “No se han producido incidencias destacables, la gente lo ha hecho bien y se ha ajustado a lo que las autoridades sanitarias nos pedían”. 

A pesar de ello, Ortiz insiste en que no se puede bajar la guardia y hay que mantener el confinamiento a rajatabla mientras se mantenga el Estado de Alarma. “Insistimos en que seamos responsables, no podemos perder de vista porqué seguimos confinados, que es contener el virus. No debemos realizar actividades donde unas familias se mezclen con otras a través de los juegos de los menores, porque corremos el riesgo de retroceder y volver al principio”, recalca la responsable de la policía lojeña. 

Para controlar y concienciar a la población, las fuerzas de seguridad llevan a cabo controles en puntos alternativos de la ciudad y las pedanías de Loja. Hay controles conjuntos de Policía Local y Guardia Civil, y también individuales de cada cuerpo. “Prestamos mayor atención a las vías principales y por las que transita todo el mundo y dejamos en segundo plano los barrios y pedanías donde, aunque también se realizan controles, es mucho más fácil controlar el confinamiento porque la población es más reducida”, apunta Ortiz. 

La salida sin justificación expone al ciudadano a una multa que va de los 600 euros en adelante. Las actas de la Policía Local de Loja son enviadas telemáticamente a la Subdelegación del Gobierno, que es la competente para abrir el expediente sancionador. Según la jefa de la policía lojeña, la gente tiene claro lo que se puede hacer y lo que no, pero existe cierta “picaresca”. Como ejemplos, Ortiz pone el de un ciudadano que salió de su casa para comprar una botella de whisky o vecinos que han salido muchas veces al día, dentro de lo autorizado, para comprar el pan, pasear al perro o ir al supermercado o la farmacia. 

Deja un comentario