Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 25 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Licitan la reforma del Mercado de Abastos con un importe de casi 2 millones de euros

Las obras remodelarán de forma íntegra el edificio actual, de los años 80; además, se reurbanizará la calle Las Tiendas que será semipeatonal y la plaza de Joaquín Costa

Alzado De Cómo Quedará La Parte Externa Del Futuro Mercado De Abastos. Foto: Cedida

Avanzan fake watches los trámites administrativos para uno de los principales proyectos urbanísticos que Loja tiene encima de la mesa. Tras obtener el visto bueno de la Delegación de Cultura, el Consistorio lojeño acaba de sacar a licitación pública el proyecto de reforma del Mercado de Abastos del municipio. La actuación viene a reformar de forma íntegra el edificio actual, de los años 80, para adaptarlo a las necesidades actuales. Además, se reurbanizará su entorno, la calle Las Tiendas y la plaza de Joaquín Costa. 

Los lojeños Raúl Astorga y Amanda Paradís, de Taller 32, han sido los autores del proyecto, que sale a licitación por un importe de casi 2 millones de euros (exactamente 1.995.304 euros). Alrededor de 1,5 millones de euros serán financiados con los fondos europeos Next Generation y la cantidad restante, unos 400.000, serán sufragados por el consistorio lojeño. Para ello, recientemente se ha concertado una operación de crédito con Cajamar. 

En concreto, el proyecto recibe el nombre de ‘Obras de adecuación, reutilización adaptativa, mejora y digitalización del antiguo mercado de abastos de Loja y su entorno próximo”. Las empresas interesadas en presentar su oferta tienen de plazo hasta las 14 horas del lunes 15 de abril. La apertura de sobres está previsto al día siguiente. Tal y como señala el Pliego de Condiciones, el plazo de ejecución previsto es de 6 meses. 

DIEZ PUESTOS TRADICIONALES Y DOS LOCALES DE RESTAURACIÓN

La intervención respetará la estructura metálica de los años 80 y su cubierta, resaltando la potencia estructural del edificio “desnudándola de los revestimientos que la ocultan”. Así, se suprimirá parte de la segunda planta, “para dotar a la zona de comercios de una mayor altura y así descongestionarla y darle una mayor monumentalidad”.

En planta baja se mantienen, siempre en una versión más moderna, las unidades de venta tradicionales de productos frescos como frutas y verduras, carnes o pescado, entre otros. Pero a su vez ampliando la oferta generando el establecimiento de locales de restauración. Así, el interior de la planta baja se distribuirá en 10 puestos de mercado tradicional y dos zonas para restauración de 20 metros cuadrados cada una, además de nuevos aseos, taquillas inteligentes y zona de vestuarios. La entrada principal será por la plaza anexa de El Pósito, creando un espacio más armónico con el histórico edificio. 

La fachada se ha proyectado en forma de arcos “retrayendo al individuo a una imagen nostálgica del antiguo mercado de los años 40 y haciendo juego con la magnífica arcada renacentista del Pósito”. “Además de remodelar físicamente el edificio para hacerlo más funcional y accesible a los consumidores también sea un atractivo para el turismo local”, subraya el proyecto. 

En planta segunda, se plantea un acondicionamiento profundo creando tres zonas bien diferenciadas. Por un lado, un espacio a doble altura sobre la zona de restauración; en la zona central un aula donde realizar formación en técnicas de venta, digitalización o idiomas; y en el tercio restante las instalaciones de los medios de comunicación de Loja.

La cubierta del edificio se mantiene con su tipología tradicional “debido a su imposibilidad de albergar placas solares, estas se ubicarán en un huerto solar sobre las cubiertas del auditorio municipal Adolfo Suárez, encargadas de abastecer las necesidades eléctricas del propio edificio”.

TRANSFORMACIÓN PROFUNDA DEL ENTORNO

La intervención en el Mercado no se limitará al edificio actual, se pretende realizar una transformación profunda de la plaza Joaquín Costa y la calle Las Tiendas, con el objetivo convertir el mercado actual en un edificio más abierto, accesible, moderno y orientado tanto a los puestos tradicionales como a la oferta gastronómica. 

Según se puede leer en la memoria del proyecto, la intervención pretende “ampliar la peatonalidad y la accesibilidad de esta zona del centro histórico, en la actualidad muy reducida, tratando, en definitiva, de aprovechar los efectos beneficiosos de la supresión del impacto parcial del automóvil con la semipeatonalización de la Calle de las Tiendas e intentando eliminar el mayor número de barreras arquitectónicas posibles”. Se hará diseñando “espacios y recorridos accesibles, en los que el peatón se sienta seguro y cómodo, con criterios de prioridad y comodidad para el mismo, para generar una red de espacios públicos peatonales y semipeatonales como potente alternativa a la movilidad rodada”. 

Los redactores también señalan el “fracaso” del edificio actual, que reside “en su mala configuración tanto interna como en relación al espacio público adyacente”. Así, la intervención apuesta por “recuperar el valor del mercado asociado a la compra, fiesta, al ocio, al paseo, a las nuevas tecnologías, a disfrutar de él, a la belleza como edificio público para la gente, vinculado al espacio colindante que haga de elemento dinamizador basado en el comercio y la restauración, de un centro degradado”. 

La reforma del mercado llevará consigo el traslado de la biblioteca municipal a una nueva ubicación en el antiguo edificio de la Amuebladora Lojeño, que el Ayuntamiento ha adquirido. Además, los medios de comunicación también se trasladarán a este lugar mientras duren los trabajos aunque luego volverán a la primera planta del mercado. Además, los tres negocios que tienen contrato con el Ayuntamiento se reubicarán provisionalmente en un nuevo local, que el Ayuntamiento acondicionará con 40.000 euros. 

HISTORIA

El proyecto recuerda que el Mercado se crea en un espacio que en el siglo XVI acogía la antigua Plaza del Matadero y en la que no fue hasta 1942 cuando se crea una primera edificación de mampostería. El mercado más parecido al actual se observa en el 1972, sufriendo una modificación en el 1992 al albergar las dependencias del Ayuntamiento por obras en el Palacio de Narváez. Allí se mantienen hasta hoy la radio y la biblioteca municipal. 

Deja un comentario