Descarga gratuita del PDF del periódico

domingo, 19 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

Las trabajadoras de la residencia de la Misericordia denuncian el retraso en el pago de sus salarios

La entidad les debe ya cuatro mensualidades, una situación que califican de “insostenible”

Las trabajadoras de la residencia de mayores Nuestra Señora de la Misericordia se han concentrado a las puertas del Ayuntamiento de Loja para protestar por el retraso en el pago de sus salarios. Hasta el momento, la entidad les adeuda cuatro mensualidades, una situación que califican de “insostenible”. 

Lo cierto es que no es la primera vez que se demora el abono de sus sueldos. De hecho, llevan ya arrastrando este problema varios años debido a la complicada situación económica por la que atraviesa la residencia -que gestiona la fundación del mismo nombre- y el retraso de las transferencias de la Junta de Andalucía –unos 60.000 euros mensuales-. “Estamos cumpliendo con nuestro trabajo y lo único que queremos es cobrar. Esta situación es “inaguantable”, explica a El Corto de Loja María Teresa Vargas, portavoz de las trabajadoras. 

A estos problemas se ha sumado recientemente otro. La llegada de una nueva interventora al Ayuntamiento de Loja ha retrasado los pagos del consistorio, lo que ha afectado también a la residencia. “Es una escusa más que nos ponen, lo único que queremos es que no se pasen la pelota de uno a otro lado, porque la bola se hace cada vez más grande y es insostenible”, denuncia Vargas. 

En una reunión mantenida con la plantilla de la residencia, el presidente de la fundación y alcalde de la ciudad, Joaquín Camacho, se comprometió al pago de los salarios en breve plazo de tiempo que, denuncian las trabajadoras, “nunca llega”. Según Vargas, esta situación está afectando al entorno laboral del centro. “Hay mal ambiente entre nosotros. Son muchos meses ya en los que no entra dinero en nuestras casas. Muchos de nosotros no podemos pagar nuestras facturas, los bancos y las hipotecas se nos echan encima… es una situación inaguantable”, concluye la trabajadora.

Deja un comentario