Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 15 de junio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

La lluvia trunca finalmente la ilusión y los deseos de los participantes en la XXX Romería de la Amistad

Las carrozas tuvieron que abandonar el recinto de la Venta del Rayo a eso de las tres de la tarde, tras un intenso aguacero

En medio de un ambiente pleno de bullicio y de alegría se concentraban el pasado martes cientos de personas en la salida de la comitiva que llevaría a los participantes en la trigésima edición de la Romería de la Amistad. Treinta carrozas, tantas como años de existencia, copaban el trayecto que iba desde la confluencia de las calles Juan XXIII y avenida de los Ángeles hasta el parque de este mismo nombre. Decoradas de forma muy primaveral y colorista, las carrozas lucían entre los claros y las nubes que pugnaban por sobresalir en el cielo. Así mismo, muchas eran las personas ataviadas con elementos romeros que se preparaban para pasar un magnífico día de campo en la Venta del Rayo. Por esas primeras horas de la jornada campera, antes de las 11 de la mañana, todo eran risas, música, preparativos, color, simpatía y muchas, muchas ilusiones.

Todo el mundo se sentía feliz porque la meteorología parecía propiciar una buena jornada de fiesta a pleno pulmón y, como no, también a pleno cuerpo con la abundante alimentación y bebida que suele acompañar esta festividad lojeña, a saber, buenas carnes (sobre todo chivo y cordero), arroces, ricos embutidos de la zona, mariscos y un montón más de apetitosas propuestas para cocinar y degustar sobre el terreno.

Poco después de las once, hora prevista para la partida, bajaba San Isidro desde la iglesia de Santa Catalina, donde se acababa de oficiar una misa, y lo hacía precedido por una importante novedad de este año: la participación de un grupo de personas pertenecientes a la Escuela de Tamboriles de Málaga, que con sus flautas y tambores aportaban un aspecto aún más romero y festivo.

Todo listo para el inicio, la gente ya sobre las modernas carretas motorizadas y por parte del Ayuntamiento todo previsto para que no faltara ni un detalle en tan especial festividad, la del 1 de Mayo.

Autoridades, entre ellas el alcalde, Joaquín Camacho y la edil de Turismo, Paloma Gallego, y directiva de la Peña Deportiva Dinámico, con su presidente Víctor Cobos a la cabeza, comentaban sus expectativas y las peculiaridades de esta edición. Entre otras, destacaban la alta participación de jóvenes, lo que según Cobos asegura la continuidad de esta Romería con savia nueva; mientras que el alcalde, reiteraba el compromiso de su equipo de Gobierno con actividades como esta. Y como maestro de ceremonias el concejal de Fiestas, José Manuel Sánchez, que daba la orden de partida a la Policía Local y se alegraba de que todo estuviese listo en el paraje de Venta del Rayo. No en vano, desde días antes se había limpiado la zona (que por cierto lucía espléndida de hierba y naturaleza plena), se habían colocado escenario y servicios auxiliares como barra y aseos,  y se habían delimitado las zonas para que nada interfiriese en el desarrollo de la jornada. De un lado las carrozas, de otro el mercadillo, de otro la zona de acampada libre, de otro los aparcamientos… Y como garantes de que todo se llevara a cabo con la mayor seguridad y tranquilidad, el apoyo de la Guardia Civil, Cruz Roja y Protección Civil, además de la ya citada Policía Local.

Alrededor de las 12:30 horas llegaba la comitiva hasta el recinto, comenzando las labores logísticas y de habituallamiento. Hornillos encendidos, cazuelas sobre el fuego, parrillas a plena marcha y un discurrir de tapas por aquí, bebidas por allá, paseos por doquier y música a “tutiplen” (eso sí, romera, que así lo había solicitado la organización), avanzando el día hacia las horas del almuerzo.

Pero, he ahí que, en medio de tan entretenidas tareas, las gotas de lluvia comienzan a hacer acto de presencia. Un primer chapetón hace barruntar a los asistentes, más de 1.000, que la cosa podría torcerse. Y después otro más grande acompañado de frío intenso y fuertes rachas de viento. Y lo que nadie quería se hizo patente. Y lo que nadie deseaba se hizo necesario: el regreso anticipado. A eso de las tres de la tarde comenzó el periplo de regreso, pero los aguerridos romeros volvían orgullosos y convencidos: lo había intentado todo, pero como la armada Invencible, nada pudo hacerse contra los elementos.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario