Descarga gratuita del PDF del periódico

miércoles, 12 de junio de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

La Guardia Civil extrema la vigilancia para evitar nuevas rencillas en La Alfaguara

El despliegue de efectivos en el barrio se mantendrá 'hasta que sea necesario' 

La Demolición Del Edificio En La Calle Mejías Permitirá Un Mejor Tráfico En La Zona.

La Guardia Civil mantiene por ahora un despliegue especial de agentes en el barrio de La Alfaguara de Loja para evitar nuevos altercados entre familias, después de los dos tiroteos registrados durante este fin de semana en la zona, que conllevaron la detención de tres hermanos, que ya se encuentran en libertad con cargos.

Fuentes del Instituto Armado aseguraron ayer que el despliegue se mantendrá hasta ‘que sea necesario’, teniendo en cuenta que aún no han sido detenidos los responsables del segundo de los tiroteos, que se sospecha sin embargo que puedan ser del mismo entorno familiar de los tres arrestados.

Por otro lado, los dos heridos en el transcurso de los dos incidentes, padre e hijo de 57 y 31 años, se mantienen estables, aunque el más joven continúa grave. Ambos se encuentran ingresados en el Hospital San Cecilio de Granada capital, el primero en planta y el segundo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El padre, que fue herido en el primero de los dos tiroteos registrados, presenta lesiones en la cara y en los ojos, por lo que está siendo atendido en la planta de Oftalmología, mientras que su hijo, agredido en el segundo incidente, sufre heridas graves en el abdomen.

Por el primer tiroteo, que se produjo en la calle Pedro Moreno, fueron detenidos tres hermanos de entre 27 y 38 años, que ya han quedado en libertad con cargos por los delitos de lesiones y de tenencia ilícita de armas.

Tras este primer tiroteo se produjo, en la misma barriada y ya a las dos y media de la madrugada, un segundo, en la calle Don Gregorio, en la que resultó herido el hijo de la primera víctima.

Según los investigadores, víctimas y agresores ya habían tenido rencillas anteriores, y en abril del pasado 2013 un total de cuatro personas -un hombre y tres mujeres- resultaron heridas por disparos de perdigones en el transcurso de una reyerta entre las dos familias, en la que participaron alrededor de cien allegados.

En ese momento, fueron detenidas tres personas pertenecientes a una de las familias, y la Guardia Civil, como ocurrió este fin de semana, tuvo que montar un dispositivo especial para evitar más altercados.

Ahora, en el tiroteo que aconteció este pasado fin de semana, las víctimas pertenecen a las familias de los que entonces fueron los agresores, y los presuntos agresores a los que en aquella ocasión eran las víctimas, según los investigadores.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario