Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 25 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

El pleno de la corporación municipal aprueba una subida de los tributos e impuestos municipales del 3,5 por ciento, igual al IPC

También se establecen bonificaciones en gran parte de los tributos con el objetivo de favorecer la creación de empleo en el municipio

El pleno de la corporación municipal reunido el pasado martes aprobó por mayoría la modificación de las Ordenanzas Reguladoras de tributos para su entrada en vigor en el ejercicio 2013. Los tributos e impuestos municipales subirán el año que viene una media del 3,5 por ciento, cifra correspondiente al IPC adelantado de 2012. Además, se incluyen bonificaciones en gran parte de esos impuestos, con el objetivo de “favorecer la creación de empleo y el desarrollo económico en el municipio”, explicó el alcalde de Loja, Joaquín Camacho.

      El regidor lojeño explicó de manera resumida en qué situación quedan cada uno de los tributos e impuestos municipales para el próximo año y afirmó que la propuesta del equipo de gobierno municipal se ha elaborado teniendo en cuenta lo discutido en las comisiones informativas y juntas de portavoces celebradas con anterioridad, “además de la opinión de los comerciantes de la ciudad”.

      Camacho indicó que la mayoría de tributos e impuestos suben una media del 3,5%, correspondiente al IPC. Es el caso del Impuesto de Vehículos, que además contará con una bonificación de hasta un 100 por cien para vehículos históricos o con una antigüedad mínima de 30 años, un 50% para vehículos eléctricos y un 40 para vehículos híbridos.

      En el caso del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), se fija un tipo impositivo del 0,83%, que ya fue fijado en junio de este año. El alcalde explicó que, “teniendo en cuenta la situación de crisis se ha decidido aprobar una bonificación del 50% para las viviendas de protección oficial (VPO)”. Además, se propone que el impuesto sobre los bienes inmuebles de naturaleza rústica  se pague en dos plazos de forma voluntaria.

      El IAE, Impuesto de Actividades Económicas, se mantiene y además se bonifica hasta un 50% por el aumento del personal fijo de plantilla. En este caso, el porcentaje de bonificación irá en aumento conforme aumente también el número de trabajadores fijos que una determinada empresa pueda hacer en su plantilla. 

      En cuanto a los impuestos indirectos, el de construcciones se mantiene y tendrá una bonificación de hasta el 95 por ciento en aquellos proyectos que tengan un interés cultural, social o que fomenten el empleo. Además, habrá una bonificación del 30% en aquellas obras que sirvan para crear nuevos comercios e industrias en la ciudad.

      Las tasas por licencias urbanísticas subirán el 3,5 por ciento del IPC y se introducirá una bonificación por obras en locales comerciales que estén situados en el centro histórico de la ciudad. En esta zona la bonificación será del 50% y en el resto de calles comerciales del 30%. 

      En el caso de las tasas por prestación de servicios y uso de equipamientos culturales, la propuesta del equipo de gobierno era un aumento del  IPC, además de la incorporación de una cuota de inscripción de 10 euros adicionales en aquellas actividades que son gratuitas. Sin embargo, esta propuesta fue rechazada en la votación posterior.

      En cuanto a las tasas que se cobran por la regulación del estacionamiento de vehículos en la ciudad, la conocida como zona azul, subirán un 2,4% teniendo en cuenta el IPC de 2011, según las cláusulas del contrato con la empresa adjudicataria.

      Las tasas por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público suben el 3,5% del IPC, pero habrá bonificaciones para los establecimientos hosteleros por ocupación de espacio público con mesas y sillas, de hasta un 50% en los próximos dos años. 

      En la votación de estas Ordenanzas Reguladoras fue protagonista el ex concejal de Urbanismo, Antonio María Caro Derqui, que fue apartado el pasado mayo de sus cargos por el alcalde de Loja. Derqui volvía al pleno tras varios meses de ausencia “por prescripción médica”. En el turno de palabra abierto por el alcalde tras la exposición de la propuesta de ordenanzas del gobierno municipal, el concejal pidió la palabra, pero el regidor se la negó al considerar que por parte del PP ya había intervenido él mismo como portavoz. Derqui pidió al secretario que constara en acta este hecho.

      Por su parte, el portavoz socialista, Andrés Ruiz, criticó la subida del 20 por ciento que a su juicio se hace en las matrículas de las actividades culturales. “Con esto no se consigue que se recaude más, sino que los ciudadanos no van a poder acceder a estos servicios”, afirmó. También criticó la subida del IBI, de la que dijo que “ya se ha penalizado lo suficiente”.

      La votación de estas Ordenanzas Reguladoras se hizo por bloques diferenciados. Por un lado se votaron aquellas tasas que subían el IPC, además de las bonificaciones, lo que contó con el apoyo de los dos partidos en el gobierno (PP y CpL), y también del PSOE. Sin embargo, Caro Derqui votó en contra. El ex concejal de Urbanismo también dio su voto negativo, al igual que los socialistas, a la subida en 10 euros de las matrículas de las actividades culturales y a la subida de las plusvalías. 

      Unas horas después de la aprobación de este punto, el PSOE propuso como urgente una moción para intentar llegar un acuerdo en la plusvalía. La propuesta de su grupo era aprobar una reducción inicial del 60% en esa plusvalía que pasaría al 30% en los próximos años atendiendo al transcurso de la situación económica “para que la subida sea lo menos dolorosa posible para los ciudadanos”, apuntó Ruiz Martín. 

      Una propuesta que fue rechazada por la concejal de Economía y Hacienda, María Jesús Ruiz, que apeló a la “responsabilidad política” al pedir que se ajuste a la reducción del 30% establecida en la propuesta inicial del equipo de gobierno municipal. “Los recursos del Ayuntamiento son los que son y nos debemos al plan de ajuste que hay que seguir”, apuntó Ruiz Azañedo. 

      En la votación, se aprobó por mayoría, con los votos del PSOE más el de Caro Derqui, la reducción del 60%, a lo que el alcalde respondió afirmando que de esta forma “se pone en riesgo el plan de ajuste del Ayuntamiento”. 

Deja un comentario