Descarga gratuita del PDF del periódico

sábado, 25 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

Bonachera - Roscos de Loja

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento continúa las labores de limpieza de Riofrío con empresas de maquinaria pesada, invirtiendo más de 50.000 euros

El alcalde y el pedáneo de Riofrío se quejan de la falta de ayuda de las demás administraciones, que “no han aparecido para dar soluciones”, han asegurado

Ante lo que consideran desde el Equipo de Gobierno “tardanza de ayudas de otras administraciones”, el Ayuntamiento de Loja lleva invertidos más de 50.000 euros en la contratación de empresas lojeñas externas que llevan actuando más de dos semanas en la limpieza de zonas públicas y privadas, así como en la retirada de broza de los cauces.

Tras dos semanas de las lluvias que provocaron el desbordamiento del río Salado en Riofrío y la posterior catástrofe en la zona, el teniente de alcalde delegado de Urbanismo, Joaquín Ordóñez, y el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, han visitado la zona para reunirse con los responsables de las cinco empresas lojeñas externas contratadas desde primera hora del suceso para, con maquinaria pesada, ayudar a la retirada de escombros arrastrados por la corriente.

En dicha cita se corroboró que queda aún mucho trabajo por hacer a pesar de que se ha actuado en la limpieza del propio cauce del Río Salado a su paso por la pedanía con el objeto de evitar daños mayores por futuras precipitaciones. Al menos quedará una semana más de trabajo de estas empresas que hasta la fecha han supuesto una inversión cercana a los 50.000 euros que sufragará íntegramente el consistorio lojeño. Ello no contabiliza la labor de otros efectivos municipales. Ordóñez informó que se está llevando a cabo una “limpieza exhaustiva del cauce”, al margen de todo el trabajo que se ha llevado a cabo en plazas, establecimientos y viviendas privadas. “En estas dos semanas todo lo que se ha hecho ha sido realizado por el Ayuntamiento de Loja”, se quejó el concejal añadiendo que “han venido muchos gestores políticos, pero ninguno ha puesto un euro sobre la mesa”. Ordóñez enfatizó en la ausencia de respuesta por parte de Confederación del Guadalquivir afirmando que “no han aparecido” y haciendo hincapié en “los graves problemas que tenemos cauce arriba y abajo del río” por los materiales acumulados.

El alcalde pedáneo de Riofrío, Alejando Aguilera, acompañó a los responsables municipales y volvió a expresar su indignación por la falta de respuesta de las administraciones competentes en la materia. “Aquí vinieron, hicieron promesas, pero si no se cumplen las palabras,  se las lleva el viento”, afirmó el pedáneo denunciando que “el río desde La Venta del Rayo hasta Riofrío está peor que antes, por lo que si viene otra riada las consecuencias serán peores”. Aguilera se preguntó a continuación, “¿a qué esperan para hacer algo? ¿Hay alguien a quien se le remueva la conciencia?”.

“El equipo de gobierno no deja solos a los vecinos de Riofrío y continúa trabajando en las labores de limpieza del cauce y los daños ocasionados tanto en zona pública como en locales y viviendas”, recalcó el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, quien recordó cómo desde primera hora el consistorio movilizó a la totalidad de los trabajadores de Gemalsa y el Área de Mantenimiento y contrató esa misma tarde a 5 empresas con maquinaria especial. También reseñó la buena labor de Bomberos, Policía local y Protección Civil. El regidor no se quiso olvidar del ejemplo de solidaridad dado por todos los vecinos, venidos desde diferentes puntos del municipio para ayudar, y trasladó su gratitud al alcalde pedáneo.

El regidor se mostró crítico con otras administraciones al afirmar que “no han aparecido para dar soluciones”, y recordó cómo en un anterior suceso de inundaciones en la Venta de Santa Barbara, se prometieron actuaciones que luego no se cumplieron. “Espero que no vengan prometiendo cosas que luego no realizan”, expresó el primer edil pidiendo ayuda a las administraciones para que Riofrío vuelva “a brillar y crecer como venía haciendo en los últimos tiempos”.

Por último se informó del trabajo que está llevando a cabo la oficina de información a los damnificados ubicada en el Palacio de Narváez, reconociéndose que quedan quince días para seguir recopilando datos que permitan pedir la declaración de zona catastrófica que abra las ayudas de diferentes administraciones.

Deja un comentario